Cristina Sánchez, primera matadora de toros en la feria de Cuenca

  • Otras novilleras o rejoneadoras le precedieron como Juanita Cruz, en dos ocasiones; la “Belmonte”, la rejoneadora Paquita Rocamora; cuatro orejas para Rosarito de Colombia; las “seis señoritas toreras” en 1976, y las más recientes Noelia Mota, con alternativa de rejones incluida, o la alumna Marta Reíllo. Maribel Atiénzar estuvo dos veces anunciada, sin poder torear en ambas ocasiones

 

Por CHICUELITO. (Revista «Por el Pitòn Derecho»)

Una figura femenina, una torera, vestida de grana y oro, con un floreado y colorista capote de paseo, de rubio cabello con trenza y coleta bajo la montera, en pictórica fotografía de Julio Palencia, ilustra el cartel de la Feria Taurina de San Julián 2016, diseñado por Camuñas. La mujer en los toros, como protagonista, con nombre propio: Cristina Sánchez. No es la primera vez que se anuncia, pero será la primera matadora de toros (ya saben aquella letrilla del léxico taurino de la advertencia en la cartelería de “si el tiempo no lo impide y con permiso de la autoridad”) que en la plaza de toros de Cuenca actúe vestida de luces junto a dos compañeros, matadores de toros.

Cartel de la Feria de San Julian

Ella es Cristina Sánchez, y ellos son Enrique Ponce y El Juli. Cartel de tronío, porque es todo un acontecimiento, dado que Cristina reaparece por un día (“reina por un día”, en añejo programa televisivo), tras 17 años alejada de los ruedos, aunque nunca se fue, bien por dar algunos muletazos en tentaderos o por estar en los tendidos ofreciendo sus impresiones junto a José Miguel Martin de Blas, en las retransmisiones taurinas de Castilla-La Mancha Televisión, medio informativo de la región que difunde y apoya la fiesta taurina como identidad sociocultural propia de esta Región y de nuestro país.

Vuelve Cristina por un día, para colaborar por una gran causa: ayudar a curar a los niños enfermos de cáncer. Gesto altruista al que se sumarán otras personas. Para quitarse la montera.

Debuta Cristina Sánchez este 20 de agosto de 2016 en Cuenca como matadora de toros, haciendo el paseíllo montera en mano, aunque bien lo pudo hacer en la feria de 1998, pues estuvo anunciada para el 26 de agosto, junto a Manuel Amador y José Antonio Iniesta. Una cogida le impidió hacer el paseíllo en Cuenca, siendo sustituida por Víctor Puerto. También Iniesta, herido el día anterior, fue relevado por Miguel Abellán.

cristi91

NOVILLERA SIN CABALLOS, EN 1991, EN CUENCA

Sin embargo, Cristina Sánchez sí ha pisado el ruedo conquense como novillera y lo hizo en una novillada de promoción, precisamente el 26 de agosto de 1991, celebrada a las ocho y media de la tarde, en la que la lluvia fue la protagonista, teniendo que aplazarse el festejo durante 40 minutos, tras la lidia del primer becerro, para poder retirar la cantidad de agua acumulada en el ruedo. El cartel lo integraron Leonardo Rodríguez “Sorianito”, que cortó dos orejas; la conquense Laura Valencia, premiada con un apéndice, al igual que la madrileña Cristina Sánchez.

De la croniquilla sobre la actuación de Cristina Sánchez, firmada por Chicuelito en “El Día de Cuenca”, recogemos este fragmento: “La madrileña Cristina Sánchez sorprendió al personal con su buen manejo del capote, ejecutando seis verónicas y la media, muy ceñidas, que caldearon el ambiente. El novillo había salido con mucho genio y parecía que le podía sacar provecho, porque la chica tiene oficio. Sin embargo, la res se refugió en tablas y no hubo manera de sacarla de allí; Cristina tampoco es una virtuosa del acero y tardó bastante en acabar con su enemigo”.

Sólo con tener en contra los elementos atmosféricos, que dejaron el ruedo embarrado y con charcos, además del peligro de las reses, ya fue meritorio el trabajo de Sorianito, Laura Valencia y Cristina Sánchez, aquella tarde-noche de tormenta y valor torero.

Dos años después, en 1993, Cristina Sánchez participaba en la VIII edición de la Semana Taurina de Cuenca, acompañando al crítico taurino, Francisco Aguado, y al subalterno Antonio Martínez Rondeño. La fotografía de Cristina es de aquella jornada del 26 enero de 1993.

OTRAS TORERAS QUE PASARON POR CUENCA

Aunque es la primera vez que una matadora de toros, Cristina Sánchez, se anuncia en Cuenca junto a dos figuras tan relevantes como Enrique Ponce y El Juli, por el ruedo conquense han pasado novilleras y rejoneadoras en la historia de esta plaza, desde que se inauguró el 5 de septiembre de 1927, con una corrida de Santa Coloma para Valencia II, Marcial Lalanda y Martín Agüero.

El primer dato lo encontramos en la Feria de San Julián de 1934. Para el 7 de septiembre se anunció el espectáculo taurino de Llapisera en el que actuaba la torera Juanita Cruz lidiando un novillo al que desorejó. Tanto gustó Juanita a la afición que repitió actuación en la novillada del 25 de julio, fiesta de Santiago, celebrada en Cuenca, en la que la torera madrileña compartió cartel con Joselito Migueláñez y Dionisio Rodríguez «Torerí», con novillos de Gallegos. Juanita fue premiada con dos orejas.

Dos semanas antes, el 7 de julio de 1935, se celebró en Cuenca una novillada en la que con reses de Santos debutaba el diestro conquense Luis Aguilar “Perdigón”, en mano a mano con la novillera Paquita Martín “Belmonte”. El cronista de turno se mostró ciertamente desconsiderado con la torera que se presentaba en Cuenca.

La siguiente referencia a una mujer que maneja capote y muleta la encontramos en el año 1936, en una becerrada celebrada el 12 de julio a beneficio de las Milicias Populares Conquense. Entre los aficionados lidiadores, Casimiro Pérez “Niño de la Madera”, Pío Garay “El Carola”, Nicolás Alberto “El Chinito” y Antonio García “El Confite”, actuó también Pilarín Soria “La Espontánea”, siendo director de lidia Domingo García “Panadero”.

Hasta el año 1950 ya no aparece ningún nombre de mujer haciendo el paseíllo en la plaza de Cuenca. Fue el 1 de junio en la novillada mixta celebrada con ocasión de la coronación de la Virgen de la Luz, Patrona de Cuenca. Con novillos de Joaquín Soriano e Hijos actuaron las rejoneadoras Beatriz Santullano y Mari Carmen Ciamar, ambas muy aplaudidas, que alternaron con los novilleros Pedro Medrano y José Reyes.

En el año 1956, en el que se celebraron en Cuenca hasta cinco novilladas antes de la feria, debido al auge de los hermanos Sánchez Jiménez y Recuenco, se anunció otro festejo mixto el día de la Virgen de la Luz, 1 de junio, en el que actuó la rejoneadora Paquita Rocamora (una de las protagonistas en la película “El monosabio”) que por entonces tenía 17 años. Fue muy ovacionada, pero no pudo matar al novillo, que fue devuelto a corrales tras no pocas peripecias.

Rosarito de Colombia sustituyó a Ángela, lesionada.
Rosarito de Colombia sustituyó a Ángela, lesionada.

 

Veinticinco años después, y en la feria de San Julián de 1975, se organizó una novillada picada para el 28 de agosto, además de tres corridas de toros. En ese festejo, en el que debutó con picadores el belmonteño José Antonio Romera “Romerita”, que cortó una oreja, estaba anunciada Ángela, famosa novillera entonces, que sufrió un percance días antes, siendo sustituida por Rosarito de Colombia, que también debutó con picadores, y cortó cuatro orejas. El novillero que abría plaza era el conquense de Aliaguilla, Vicente Montes, premiado con tres apéndices. El ganado fue de Guardiola.

El año siguiente, 1976, la empresa montó nada menos que una “becerrada femenina” para abrir la feria de San Julián, con ganado de Francisco Andréu, para las siguientes “señoritas toreras” como rezaba en los carteles:

Mari Cruz (una oreja).

Purita Linares (vuelta al ruedo).

Mayte Victoria (vuelta al ruedo).

Carmen Murcia (una oreja).

Pilar Arjona (ovación).

Honey Haskin, que sustituía a Maribel Atiénzar, aplaudida.

En el año 1979 se anunció una novillada para el día 1 de junio con este cartel: Maribel Atiénzar, Antonio Minuesa “El Gateras” y Gallito de Zafra. El festejo fue suspendido por la lluvia y la albaceteña Maribel, dos veces anunciada en Cuenca, se quedó sin pisar el ruedo conquense.

En 1981, el 31 de mayo, Día de la Región, nueva presencia femenina en la plaza conquense. Bajo el epígrafe de “Las Brujas” actuaron Pili-Melda y Milagros, además de la rejoneadora Carmuchi, que fue aplaudida.

Diez años pasaron hasta que el 26 de agosto de 1991 comparecieron en el patio de caballos dos jóvenes novilleras con tremendas ilusiones: la conquense Laura Valencia y la madrileña Cristina Sánchez, como ya hemos comentado en el inicio de este trabajo.

En 1998 Cristina Sánchez fue anunciada en la feria, pero una cogida evitó su presentación en Cuenca.

Noelia Mota el día de su alternativa en Cuenca.
Noelia Mota el día de su alternativa en Cuenca.

Pero aún quedan dos nombres propios: la rejoneadora Noelia Mota y la novillera Marta Reíllo.

La rejoneadora taranconera, Noelia Mota, tomó la alternativa en la plaza de toros de Cuenca el 24 de agosto de 2011, en la feria de San Julián, alternando nada menos que con Pablo Hermoso de Mendoza y Diego Ventura, para rejonear toros de Soto de la Fuente. La rejoneadora de Tarancón cortó tres orejas y rabo. Hacía 34 años que no se cortaba un rabo en la plaza de Cuenca, con la excepción de los dos indultos.

becerradaCuenca
Marta Reíllo.

El 20 de julio de 2013, y en una clase práctica hizo el paseíllo en el coso conquense la primeras alumna de la Escuela Taurina, Marta Reíllo, que alternó ese día con Aitor Darío “El Gallo”, Marcos Pérez, Sergio López y Luis Miguel Amador.

www.porelpitonderecho.com

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.