Antonio Pérez, el ganadero de la corrida goyesca y de cuatro tardes de San Julián

Uno de los ganaderos más insignes de bravo del campo charro, Antonio Pérez Tabernero Montalvo falleció el viernes 23 de septiembre en Salamanca, a los 99 años de edad. Antonio Pérez fue la cuarta generación de criadores, desde su bisabuelo Casimiro Sanchón, pasando por su abuelo, Fernando Pérez Tabernero -cuyo santo da nombre a la mítica dehesa donde se criaron los famosos “AP”-, y siendo sucesor de su padre Antonio, predecesor del toro moderno, que ha sido uno de los ganaderos que más corridas ha lidiado en la plaza de toros de Las Ventas, informaba la Gaceta de Salamanca. Los toros de Antonio Pérez Tabernero y Montalvo también se lidiaron en Cuenca hasta en cinco ocasiones, cuatro en la feria de San Julián (1965, 1973, 1974 y 1975) y una en la excepcional corrida goyesca celebrada en junio de 1975.

Precisamente con ocasión de la corrida goyesca organizada con motivo del XXV aniversario de la Coronación de la Virgen de la Luz, en la que actuaron Curro Romero, Rafael de Paula y José María Manzanares, el 6 de junio de 1975 (anunciada para el día 1 y aplazada por la lluvia), tuve la suerte de conocer al ganadero Antonio Pérez en su finca de “San Fernando” en Salamanca, una dehesa con mucha historia por cierto.

En principio, los toros que se iban a adquirir para la corrida goyesca eran de María Teresa de Oliveira, pero finalmente, y tras dos viajes de la Comisión Municipal, a las ganaderías de El Escorial y Salamanca, se decidió por el hierro de Antonio Pérez Tabernero y Montalvo. Una decisión que tomaron los veedores de los toreros, por lño que la comisión se limitó a ver los toros en el campo y dar su “aprobación”.

Diario de Cuenca, 16 de mayo de 1975.
Diario de Cuenca, 16 de mayo de 1975.

El empresario, Francisco Sanz Casanova (cuñado de Emilio Miranda) acordó con el ganadero adquirir esta corrida y lidiar también en la feria de San Julián de ese año 1975. La entrevista con el ganadero Antonio Pérez Tabernero y Montalvo se publicó en “Diario de Cuenca” el 16 de mayo de 1975 en la sección “Usted Dirá” y en ella el ganadero apuntaba que ya había lidiado en Cuenca en tres ocasiones y se ilusionaba la corrida goyesca, ya que quería volver en ferias.

Comentaba Antonio Pérez que no le gustaba demasiado que las comisiones fuesen a la ganadería a elegir toros, pues era el ganadero quien los apartaba y los ofrecía para cada plaza. En esa ocasión había hecho una excepción, señalaba. Muy atento y cordial, Antonio Pérez fue respondiendo a las preguntas ante un joven informador que era la segunda vez que veía “in situ” una ganadería y en especial de la categoría de los entonces famosos “ap”, que ese año iban a lidiar en San Isidro en Las Ventas, Eloy Cavazos, Curro Vázquez y José Robles.

Al margen de aspectos de los toros que iban a ser apartados para Cuenca, hablamos con Antonio Pérez sobre el preocupante tema de la caída de los toros y del afeitado, reconociendo incluso que en algunas ocasiones lo había hecho. Así respondía:

Antonio Pérez y José Vicente Avila en 1975.
Antonio Pérez y José Vicente Avila en 1975.

“Todos los ganaderos estamos preocupados sobre este tema. Yo estoy en un momento en que los toros se me caen en cuatro o cinco años, aunque ha habido épocas en esta casa en que se caían. Este problema ya se nos ha ido a los ganaderos de las manos. Pienso que los veterinarios tienen que trabajar mucho para resolver esta papeleta. Son demasiados los toros que se caen.

-También se habla en el mundillo de la Fiesta del afeitado. ¿Quizá demasiado?

-Lo mismo que le que el problema de la caída de los totros es grande, el del afeitado me parece que es una exageración. Incluso ceo que la gente se está despreocupando del tema. Los toros siguen pegando cornadas y el único que ha afeitado los pitones de los toros ha sido Fleming con la penicilina. Ahora los toreros están una semana en la cama y antes estaban dos meses. Si no, no acabaríamos la temporada.

-¿Ha afeitado usted alguna vez sus toros?

Antes de venir todo esto, sí. Después, no, porque precisamente una multa que tenía de hace cuatro o cinco años por afeitado la gané en el Supremo. Lo cual quiere decir que los toros tenían íntegras sus defensas.

En la entrevista, Antonio Pérez reconocía que la crítica “tan dura” de la prensa respecto al afeitado de los toros en esos años, al final había sido beneficiosa, pues se había recobrado la normalidad “y las corridas han vuelto a tener seriedad”, comentaba el ganadero salmantino, ahora fallecido.

“Antonio Pérez-Tabernero fue un apasionado del campo que desarrolló su afición entre la seguridad del caballo y la incertidumbre del toro. Se trata de un hombre clave en la historia de la Tauromaquia por su concepto moderno de la bravura, basada siempre en la entrega”, escribía Gonzalo I. Bienvenida en “El Mundo”, que añadía: “Quiso quedarse en un segundo plano ensalzando la labor de su padre, el primer Antonio Pérez de San Fernando que logró erigirse como criador del toro predilecto por las máximas figuras del toreo. La admiración por su padre le hizo asumir un papel discreto pero fundamental para el devenir del toro bravo”, apunta Gonzalo Bienvenida, nieto de Antonio Bienvenida.

CORRIDAS EN CUENCA DEL HIERRO DE ANTONIO PÉREZ

1965:  Día 23 de agosto: Corrida de toros. Ganado de Antonio Pérez Tabernero. Dámaso Gómez, aplausos y dos orejas; Manuel Benítez “El Cordobés”, silencio y dos orejas; José Mata, dos orejas y vuelta al ruedo.

1973:  Día 26 de agosto: Por vez primera se anunciaba una corrida con tres diestros conquenses en el cartel. Se lidiaron toros de Antonio Pérez Tabernero. Bienvenido Luján, una oreja en cada uno de los suyos y palmas en el que mató por cogida de Jesús Sánchez Jiménez, que resultó herido de gravedad al entrar a matar a su primero; el conquense Luis Algara “El Estudiante”, tres orejas (una en cada uno de los tres que tuvo que lidiar). El rejoneador Manuel de Córdoba, aplaudido.

1974:  Día 22 de agosto: Cinco toros de Antonio Pérez y uno de Pío Tabernero de Vilvis. Santiago Martín “El Viti”, aplausos y una oreja; en el que mató por cogida de Curro Fuentes, dos orejas; Sebastián Palomo Linares, una oreja y pitos; el conquense Curro Fuentes, en el único que lidió, vuelta al ruedo. Resultó herido de pronóstico reservado.

1975:  Día 24 de agosto: Cuatro toros de Antonio Pérez y dos de Pérez Angoso. Paco Camino, ovación y saludos; Curro Fuentes, que sustituyó a José Mari Manzanares, dos orejas y saludos; Sebastián Cortés, que tuvo una gran tarde, cuatro orejas y salida a hombros por la puerta grande.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.