Kleiser, el gran paladín de Cuenca que la ciudad reconoció con creces

ESPACIO EMITIDO EL MARTES 8 DE NOVIEMBRE DE 2016 EN EL PROGRAMA “HOY POR HOY CUENCA”, DE LA CADENA SER, QUE DIRIGE Y PRESENTA PACO AUÑÓN

http://cadenaser.com/emisora/2016/11/08/ser_cuenca/1478624133_484401.html

“Di que eres de Cuenca, y entrarás de balde”, con este título Luis Martínez Kleiser publicó un extenso artículo en la tercera  página de ABC, el 13 de marzo de 1927, en el que venía a resaltar la importancia que tenía para la ciudad el Fuero que le concedió el Rey Alfonso VIII. Hoy en Páginas de mi Desván, y con el título “Kleiser, el gran paladín de Cuenca que la ciudad reconoció con creces”, José Vicente Ávila ahondará sobre la personalidad de este personaje nacido en Madrid en noviembre de 1883 y fallecido en julio de 1971, al que se puede considerar como el primer gran enconquensado, según apuntaban los escritores Federico Muelas y Enrique Domínguez Millán, al glosar la figura de este escritor, doctor en leyes, folclorista, paremiólogo (disciplina que estudia los refranes, proverbios y otros aforismos), además de teniente de alcalde de Madrid, miembro de la Real Academia Española y Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio, entre otras distinciones.

Luis Martínez Kleiser obtuvo en nuestra ciudad y provincia importantes reconocimientos como el de Hijo Adoptivo de Cuenca, en 1926; Medalla de Oro de la Provincia y una calle en la ciudad tras un homenaje compartido con Federico Muelas, Luis Marco Pérez y Leonardo Martínez Bueno en 1963. Vamos a conocer más de cerca la figura de este escritor madrileño que se enamoró de Cuenca y la ciudad le correspondió.

En realidad su nombre completo era el de Luis Martínez-Kleiser (apellido compuesto) y García,  nacido en Madrid el 6 de noviembre de 1883 y fallecido también en la capital de España el 16 de julio de 1971. Casado con María de las Nieves Rodríguez Cosmen, tuvo cinco hijos, quedando viudo en 1949. Una de sus hijas, María Luisa, se casó en la Catedral de Cuenca el 15 de febrero de 1931 con quien entonces era secretario de la Diputación, el abogado Cayo Conversa Muñoz. La boda, oficiada por el obispo Cruz Laplana, se celebró ante el Altar de San Julián, con la urna abierta del cuerpo incorrupto del Patrón de Cuenca. Asistieron numerosas personalidades de distintos puntos del país y al terminar la ceremonia se ofreció un lunch en el Obispado.

-¿Cómo comenzó la relación de Luis Martínez Kleiser con Cuenca?

-Su primera visita a nuestra ciudad se produjo en torno a 1905, cuando contaba unos 22 años, gracias a su preceptor, Félix Durango. El joven escritor, que ya era doctor en leyes, profesión que no ejerció, pues se dedicó a la carrera literaria, se enamoró de Cuenca y pasó grandes temporadas en la ciudad y recorrió la provincia, en carromatos, coches de caballos y los primeros vehículos que empezaron a circular a partir de 1912. Recorrió la Ciudad Encantada varias veces, e incluso el Ayuntamiento de Valdecabras le puso su nombre a una plaza del encantado lugar; y Priego le rindió un homenaje en 1927; recorrió la Hoz de Beteta, Moya, Alarcón, Belmonte, Castillo de Garcimuñoz, etc. Cuenca le gustó y gracias a sus posibles, pues ya escribía con asiduidad en varios periódicos madrileños, vivió en una casa-palacio de la calle de San Pedro, en lo que hoy se conoce como el Hotel Leonor de Aquitania, tras la remodelación del edificio. Adquirió el Hocino de la Hoz del Huécar, llamado Hocino de Kleiser, como aparece en algunas postales, que luego pasaría a ser el hocino de Federico Muelas y posteriormente de Antonio Saura…, aunque se le siga llamando de Muelas, y hoy en día en evidente estado de abandono, hasta el punto de que en facebook existe un muro titulado “Salvemos el hocino de Federico Muelas…”

El Día de Cuenca, 2-11-2010.
El Día de Cuenca, 2-11-2010.

-Hemos comentado en el preámbulo que el Ayuntamiento de Cuenca le concedió el título de Hijo Adoptivo en 1926, es decir, cuando contaba 43 años de edad. ¿Qué méritos reunió el Consistorio para tan alto honor?

-Aunque lo mereciera luego, fue un poco precipitado. El 15 de noviembre de 1926 el Ayuntamiento de Cuenca le concedió el título de “Hijo Adoptivo de la Ciudad” por el artículo divulgador “Bellezas naturales de Cuenca”, publicado en Abc el 10 de noviembre de ese año. Se da el caso curioso de que en el texto no aparece ninguna fotografía de Cuenca, y además sobre el título se inserta una fotografía a media página del descarrilamiento de un tren en Belmez. Había tanta necesidad en Cuenca de olvidar ese latiguillo de ciudad inexistente, que en la edición del 15 de noviembre y con el título “Pro Cuenca”, Manuel Cano escribía desde Madrid un amplio texto en el que decía, entre otras cosas que  “el señor Kleiser, con su trabajo de hoy –canto vibrante de entusiasmo— hunde, de una vez para siempre, en el abismo, la fatídica leyenda y muestra al mundo entero la verdad de una población noble, activa, con bellezas sorprendentes, con vida propia”. Solicita al alcalde, Cayo Conversa, un rápido acuerdo de nombrarle hijo adoptivo de la ciudad del Cáliz y la Estrella. Y efectivamente, la Comisión Permanente, presidida por Conversa, padre del que sería luego yerno de Kleiser, como hemos comentado antes, aprobó el nombramiento.

-¿Cómo cayó en la ciudad esa distinción para el conocido escritor madrileño?

-Dado que era un personaje muy asiduo en la ciudad, con porte y distinción, en general la noticia del nombramiento de hijo adoptivo fue bien acogida, aunque hubo otras opiniones distintas desde el periódico “La Voz de Cuenca”, que en primera instancia resaltó la publicación de Kleiser, señalando que era un artículo hermoso y muy interesante. El habitual colaborador, Basiliso Martínez Pérez, en un largo texto titulado “¡Señor, cuánta humildad!”, referido a la petición de Manuel Cano en “El Día”, decía con bastante razón que no se podía dar un título así por un artículo. “A este paso tendremos en Cuenca una larga lista de hijos adoptivos”. En nota de redacción se citaba a otros escritores locales y foráneos con méritos similares como Pallardó, Medina Pinilla, Jiménez de Aguilar, Zomeño, Rodolfo Llopis, Garrido, Benítez y otros. El director, Daniel Calvo Portero, en otro texto titulado “Con toda imparcialidad”, decía: “Celebramos cuanto se haga por honrar a los amantes de Cuenca”, pero con el mismo criterio pedía el nombramiento de hijo adoptivo para Rodolfo Llopis por su trabajo en la Guía de 1923 y sus artículos en La Voz y en el diario madrileño “El Sol”, que los publicaba sin coste, mientras que en “Abc” había que pagar alguna cantidad, apuntaba. La polémica estaba servida y Kleiser tardó algún tiempo en recibir el título.

Entrega del título de Hijo Adoptivo a Kleiser. (Abc)
Entrega del título de Hijo Adoptivo a Luis Martínez Kleiser. (Abc)

-¿En qué fecha se le hizo por tanto entrega del galardón municipal al escritor madrileño con residencia temporal en Cuenca y enconquensado?

-Tuvieron que pasar tres años y para entonces había escrito otros artículos sobre Cuenca, la provincia y sobre la Semana Santa, en ABC, Blanco y Negro y La Esfera. El 8 de abril de 1929 recibió el pergamino con el nombramiento de Hijo Adoptivo de Cuenca, y pocos días antes había publicado un extenso trabajo sobre la Semana Santa del que hablaremos más adelante, además del famoso artículo de “Di que eres de Cuenca y entrarás de balde”, que ocupó la quinta página de ABC y dos páginas más, con el antetítulo “El pasado glorioso”.

CNwBGabWgAAd_ka

Esa frase venía a resumir los favores y bienes que recibió Cuenca de su rey conquistador Alfonso VIII, que la dotó de un Fuero que fue modelo de su época. Tras citar títulos, prebendas y distinciones reales; la concesión de la Serranía de Cuenca y del Fuero más importante, entre los de Castilla y León, venía a decir Kleiser que Cuenca se sintió agradecida y vanidosa de no tener que pagar “portadgo ni montadgo de Tajo acá”, por cuya concesión se hizo proverbial el dicho. “Di que eres de Cuenca y entrarás de balde”. Recordaba Kleiser que “grande y poderosa fue Cuenca en aquel entonces”, con su fábrica de moneda, como Burgos, Toledo, Sevilla o La Coruña, únicas ciudades patrias que gozaban de ese privilegio, sus tapices y lanas, seis imprentas y molino de papel”.

Blanco y Negro, 24 de marzo de 1929.
Blanco y Negro, 24 de marzo de 1929.

Es verdad, no podemos olvidar los trabajos que sobre la Semana Santa dejó el escritor enconquensado en la Hemeroteca Nazarena.

-Luis Martínez Kleiser fue un auténtico propagador de la Semana Santa de Cuenca, y ya en 1926, tras ser nombrado hijo adoptivo de Cuenca, la Hermandad entonces denominada Jesús ante Anás y Caifás (Ecce Homo de San Miguel), le nombró cofrade. Al efecto, en la Semana Santa de 1928, “El Día de Cuenca” se hace eco de la presencia de Kleiser como nazareno, señalando en un suelto que “en la procesión del Silencio asistió por vez primera como hermano el inteligente y católico literato, el cantor de las bellezas de Cuenca, don Luis Martínez Kleiser, dando con ello ejemplo de amor a lo que es típico en nuestra ciudad, la Semana Santa”. Por cierto, en esa Semana Santa de 1928 no salió ninguna de las tres procesiones del Viernes Santo, debido a la lluvia, y ello lo comentamos porque existe un documental de cuatro minutos de Tomás Jaramillo, de Guadalajara, editado por la Diputación alcarreña, que al ser  montado se tituló como “Semana Santa de Cuenca 1928”, cuando todo parece indicar que es de 1929, dado que aparecen imágenes del viernes santo y la Torre de Mangana había cambiado su aspecto.

-Lo que sí queda claro es que este importante escritor dejó una buena colección de textos sobre la Semana Santa que revalorizan aquellos desfiles de los años veinte.

Si Martínez Kleiser se preocupó de dar a conocer nuestra ciudad y provincia, con sus bellezas naturales y monumentales, y de desterrar el latiguillo socarrón del ¿Existe Cuenca?, también fue uno de los impulsores no sólo de dar a conocer una Semana Santa castellana sencilla, austera, de recogimiento y sentimiento, en la que el paisaje era el mejor reclamo, sino de darla a conocer a través de un lenguaje de tipismo y lirismo al mismo tiempo, que se resume en frases como la tantas veces publicada de “Calle arriba, por la cuesta trabajosa y agria, avanza lentamente una procesión; en los balcones y en las aceras se apiña la multitud, contemplativa y muda, formando cauce al cortejo piadoso; aisladas entre las sombras, brillan las lámparas mortecinas del alumbrado público, y las llamitas, temblorosas, trashumantes, pálidas, amarillas y melancólicas de los hachones que conducen los hermanos…

Las fachadas de las casas parecen carátulas gigantescas, con ojos de luz; mirando hacia arriba no se ven cielo, ni luna ni estrellas, ni sol; sólo una faja lúgubre negrea intensamente en la altura y recorta el apagado reflejo de los edificios; se diría que hasta el cielo se ha puesto de luto. Y aquí Kleiser, en esta descripción de la procesión nocturna, incluye unas palabras que son la patente de su texto, tan copiado y repetido, a veces sin citar procedencia:

“Los nazarenos caminan pausadamente, metronómicamente, sigilosamente, distanciados para no pisarse las largas colas de sus túnicas, que se arrastran con grave majestad”. Y evoca el escritor la sombra de un nazareno dibujada sobre un muro blanco en la que se aprecia la silueta negra del disforme y afilado capirote, que se prolonga hasta clavarse en los tejados…”  y ello nos recuerda el cartel de  Semana Santa de Antonio Saura.

Ultima página de las nueve con las que contaba el reportaje en Blanco y Negro.
Ultima página de las nueve con las que contaba el reportaje en Blanco y Negro.

Este texto que has recordado sobre la Semana Santa de Cuenca, de Luis Martínez Kleiser, ¿cuándo fue publicado?

El artículo, titulado “La Semana Santa en Cuenca”, con el antetítulo de Procesiones Españolas, fue publicado el Domingo de Ramos 24 de marzo de 1929, en el número 1.975 de la revista Blanco y Negro, que constaba de 104 páginas en papel satinado parecido al couché. Desde entonces el artículo ha sido reproducido en innumerables ocasiones. Cabe destacar que en el año 1995 la Asociación Cultural Hoces Nazarenas, de corta existencia, pero con valiosa aportación bibliófilo-musical, editó el librito de 56 páginas titulado “Luis Martínez Kleiser y la Semana Santa de Cuenca”, con dibujos de José María Lillo, en el que se recoge este artículo y algunos más que aparecieron en programas nazarenos, tanto de la década de 1940 a 1950, como en épocas más recientes. El amplio escrito de Kleiser en “Blanco y Negro”, con fotos suyas y de Campos, hasta un total de trece gráficas, que era un lujo para la época, ocupó nada menos que nueve páginas, desde la 25 a la 33.

El obispo de Madrid-Alcalá, Leopoldo Eijo, junto a Kleiser, camino de Los Palancares. (La Ilustración Castellana).
El obispo de Madrid-Alcalá, Leopoldo Eijo, junto a Kleiser, camino de Los Palancares. (La Ilustración Castellana).

-Lo que sí hemos observado en publicaciones de esos años, tanto en prensa como en programas nazarenos, es que las fotos se repetían con cierta asiduidad.

Tienes razón. A este respecto tengo que contar la anécdota del referido fotógrafo conquense Campos, quien en la sesión del Ayuntamiento del 12 de abril de 1930, en vísperas de la Semana Santa, en el capítulo de ruegos y preguntas se dirigió al Ayuntamiento explicando que los periódicos de Madrid le pedían fotos de la Pasión de Cuenca y que siempre enviaba las mismas de años pasados, solicitando la ayuda municipal para hacer nuevas fotografías y mandarlas a la prensa, como propaganda de Cuenca y su Semana Santa, ya que además ese año iba a salir por primera vez el paso de La Santa Cena, de Marco Pérez, que tanto gustó a Kleiser. El presidente de la Comisión Municipal, Martínez Garay, aprobó la petición del fotógrafo e incluso le dijo que el Ayuntamiento le compraría algunas de mayor tamaño para el archivo municipal.

…. (No deja de ser curioso que a los periodistas se les dejase intervenir en la sesión de la Comisión Permanente con peticiones tan curiosas… )

-En esa sesión municipal, además, y por parte de los concejales Algarra y Albendea, apellidos muy conocidos de la vida conquense, se presentó un escrito pidiendo que se cubran de yedra los muros de las calles de Andrés de Cabrera y Alfonso VIII, por el desagradable aspecto que ofrecen. Así que ya sabemos Paco, que la hiedra de estas calles que antiguamente respondían al nombre de la Correría y Correduría, empezó a crecer hace 86 años. Y para concluir el turno de anécdotas o curiosidades, en esa misma sesión de la Comisión Permanente del Ayuntamiento, de 1930, se informa que “al dar lectura a un escrito en el que se menciona a la Dictadura, la Comisión acuerda no se dé admisión a ninguna instancia ni documento de cualquier índole en el que se cite a la Dictadura”.

Cuenca paisajes

La relación de Martínez Kleiser con Cuenca debió seguir increscendo porque ya hemos dicho al inicio que recibió la Medalla de Oro de la Provincia.

-En verdad que no le faltaron reconocimientos a lo largo del tiempo. Así, el 29 de octubre de 1930 Martínez Kleiser recibío un homenaje de la ciudad de Cuenca en un acto celebrado en el Teatro Cervantes, recogido con todo lujo de detalles tanto por “El Día” como por “La Voz”, con la presencia del “todo Cuenca”, editando el Ayuntamiento el folleto “Las bellezas naturales y las grandezas históricas de Cuenca”.

En el año 1944, la Diputación editó el libro “Cuenca, Paisajes y Monumentos”, con veinticuatro artículos de Luis Martínez Kleiser publicados en ABC y Blanco y Negro, con prólogo de Ángel González Palencia, y el 16 de enero de 1946, fue recibido como Academico de Lengua de la Real Academia Española, con el sillón R. El 2 de noviembre de 1955, efectivamente, el señor Martínez Kleiser recibió la Medalla de Oro de la Provincia, “en mérito a su labor literaria”, en el Salón de Actos de la Diputación, de manos del gobernador civil, Juliá Andreu, siendo presidente de la Corporación Provincial, Manuel Lledó Briz. Entre su más de medio centenar de títulos figuran dos novelas conquenses: “Los hijos de la Hoz” y “Talegos de talegas”.

Inauguración de la calle. De izquierda a derecha, en la primera fila, Federico Muelas, Leonardo Martínez Bueno, Luis Marco Pérez, Rodrigo Lozano (alcalde), Mariano Nicolás (gobernador civil), Luis Martínez Kleiser y a la derecha, el obispo Inocencio. (Revista Cuenca)
Inauguración de la calle. De izquierda a derecha, en la primera fila, Federico Muelas, Leonardo Martínez Bueno, Luis Marco Pérez, Rodrigo Lozano (alcalde), Mariano Nicolás (gobernador civil), Luis Martínez Kleiser y a la derecha, el obispo Inocencio. (Revista Cuenca)

-Con tantos galardones, ya solo faltaba una calle en Cuenca para Kleiser,  además en vida, cosa que no era muy normal antiguamente…

-En alguna ocasión hemos hablado de ello, porque no fue un homenaje solo para Kleiser, sino compartido para tres conquenses tan ilustres como el escritor Federico Muelas y los escultores Luis Marco Pérez y Leonardo Martínez Bueno, el 30 de junio de 1963. Fue idea del alcalde Rodrigo Lozano de la Fuente, que tres años después habilitaría las Casas Colgadas para el Museo de Arte Abstracto Español. Con ese motivo se descubrio la placa de “Calle Luis Martínez Kleiser” a la paralela situada junto a la Casa de Cultura y a la glorieta González Palencia y la calle Astrana Marín, tres personajes que tenían mucho en común. Era la parte nueva de Cuenca, la de los cerros y la greda, y por ello Federico Muelas publicó en “Ofensiva” en su sección “Cartas sobre la mesa”, que “para una de estas rinconadas, para uno de estos miradores, para una de estas callejas, para uno de estos pasadizos, pido yo el nombre de don Luis Martínez Kleiser, primer paladín de Cuenca cuando sus propios hijos negaban su condición y demasiados tantos nombres que mi discreción ha echado al zurrón del olvido, se decían oriundos de Toledo o de Madrid”.

-Estaba claro que Federico Muelas pedía una calle en la zona del Casco Antiguo, pero qué es lo que dijo Martínez Kleiser sobre ese homenaje compartido.

– Manifestó el escritor que el médico le había prohibido hablar en público, por lo tanto, en lugar de hablar voy a leer. Y entre otras cosas señaló: “Yo me felicito de esta ocasión que, sin proponéroslo, me brindáis al declarar públicamente que mi mérito ha sido sólo el de estar enamorado de Cuenca sin haber nacido en ella; que mi galardón secreto es el de ver plasmado el ambiente de vuestra serranía en mi novela “Los hijos de la Hoz”; el de haber inspirado con mis publicaciones en ABC un soneto a Cuenca que me dedicó Pérez Zúñiga en “El Nuevo Mundo”, cuyo último terceto decía:

“aún hay besugo explotador del chiste / que sin noción de lo que Cuenca vale / por gracia duda de que Cuenca existe”

Y el de haber conseguido suprimir los besugos del soneto para que dejara de ser esta región la Cenicienta española. Con este galardón secreto mío me consideraba bien pagado, generosamente bien pagado”, decía el autor del “Refranero general ideológico español”. En la “comida íntima” celebrada en el recién inaugurado Hotel Alfonso VIII, con más de una veintena de comensales, los cuatro homenajeados recibieron unas piedras conquenses, y Federico Muelas un llamador de bronce para el hocino, abierto ahora en canal de escombros…

No podemos terminar sin citar a vuela pluma esa faceta de poeta y experto en refranes de Martínez Kleiser.

-Mejor aforismo o refrán que el de “Di que eres de Cuenca y entrarás de balde” es difícil encontrar, y aquí queda como ejemplo de su significado, pero hemos encontrado un soneto de Kleiser, elogiado por Juan Valera, que fue incluido en el libro “Sonetos sonetiles” de Francisco Rodríguez Marín, que dice así:

    “Es el soneto mi afición suprema; / joya sin par de perlas y diamantes, / fue siempre para damas elegantes / de más estimación que una diadema.

    Pero hacer un soneto es un problema; / ante catorce versos inquietantes; / o sobran para un tema consonantes / o faltan consonantes para un tema.

Cuando me falta el tema, me pregunto: / ¿no saldrá descarnado el esqueleto? / Si faltan consonantes, cejijunto / la empresa de buscarlas acometo, / y así sale un soneto sin asunto / o naufraga un asunto sin soneto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.