«Pollito», de Pallarés, inicia la Feria de Cuenca

EL «BOTIJO CONQUENSE» DE ROMÁN

La Feria Taurina de San Julián se inicia este sábado 24 de agosto de 2019 con la corrida de toros en la que alternarán el linarense Curro Díaz, el valenciano Román con orígenes conquenses de Villarejo de Fuentes (ambos nuevos en plaza) y el extremeño Ginés Marín, que lidiarán toros del hierro de Pallarés, encaste de Santa Coloma. Abrirá feria el toro reseñado con el número 94, de nombre “Pollito”, de enero de 2015. Este es el orden de lidia tras el sorteo:

MaxiToro

Número 94, “Pollito”, de 534 kilos. Enero 2015.

Número 80, “Aceituno”, de 500 kilos. Diciembre 2014.

Número 96, “Chiquito”, de 525 kilos. Febrero 2015.

Número 68, “Aceituno”, de 579 kilos. Febrero 2015

Número 56, “Ratero”, de 498 kilos. Diciembre 2014.

Número 80, “Famosillo”, de 512 kilos. Noviembre 2013.

Sobreros: “Decantado” (584 kilos) y “Embustero” (561).

Historial: La ganadería de Pallarés, según el Registro de Ganaderías (UCTL), procede del lote que le correspondió en 1948 a doña María Gallardo Santos por división de la de su padre don Ramón Gallardo González.

Los toros de Pallarés en los corrales de la plaza de Cuenca. / MaxiToro

En 1949 fue adquirida por los señores Quintanilla Vázquez, que en 1950 adquirieron de don Joaquín Buendía un lote de vacas y un semental, así como otro lote de hembras de don Luis Ramos Paul, además de una punta de vacas de don Romualdo Arias de Reina.

En 1960 fue adquirida por doña María Pallarés Redondo, que varió el hierro y la aumentó con reses de la de su marido don José Benítez Cubero. En 1980 se anunció esta ganadería a nombre de José Benítez-Cubero Pallarés y en 1985 a nombre de Hermanos Benítez-Cubero Buendía y a partir de 1995 pasa a anunciarse “Pallarés”.

Divisa: Verde, amarilla y morada.
  Señal: Punta rasgada en ambas.
Finca: “Los Ojuelos”. Marchena (Sevilla).”El Arroyo de las Rozas” y “Dehesa El Roble”. Morón de la Frontera (Sevilla)

EL “BOTIJO CONQUENSE” DE ROMÁN

En la feria de San Julián de 2012, siendo Román un novillero de futuro, el torero valenciano se desplazó a Cuenca para ver la corrida anunciada (quizá desde su pueblo paterno de Villarejo de Fuentes) y de paso conocer la ciudad. Román contempló la Hoz del Huécar con sus casas colgadas y el puente de San Pablo, y ya en la Plaza Mayor, con su Catedral y singular edificio del Ayuntamiento de tres arcos, pasó a una tienda de “cacharros” donde le atendió María, que quedó un tanto sorprendida de que aquel joven apuesto le pidiese un botijo en lugar de un juego de café como otro año le compró Rivera Ordoñez.

“¿Un botijo blanco para beber agua?”, preguntó extrañada María. “Sí, para llevarlo a las plazas de toros con la cuadrilla”, replicó Román. “¡A ver si toreas en Cuenca!”, le dijo “María”. “Vendré como matador de toros”, respondió Román levantando el botijo. Y aquí está, unos años después, el valiente torero valenciano de origen conquense, como el futbolista Alfonso Pérez, que da nombre al campo del Getafe, también con raíces de Villarejo de Fuentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.