El reconocido pianista extremeño, Esteban Sánchez, dio seis conciertos en Cuenca

«YO SIEMPRE GUARDO SIEMPRE MUY BUEN RECUERDO DE CUENCA», DECLARABA EN UNA ENTREVISTA EN «DIARIO DE CUENCA»

El extremeño Esteban Sánchez está considerado como uno de los mejores pianistas españoles de la mitad del siglo XX, aunque su muerte repentina cuando contaba 62 años cortó de raíz una carrera brillante en el panorama de la música clásica y sobre todo en la faceta que a él más le gustaba: pianista. En la web melomanodigital.com, Antonio Luis Suárez Moreno, que fue alumno suyo, ofrece un amplio perfil del músico nacido en Orellana la Vieja en 1934, con el título “Esteban Sánchez, eterno maestro”, en el que resume esa vida musical del profesor: “Faltan y sobran las palabras para definir la figura de Esteban Sánchez, punto cardinal en la vida de muchos pianistas”. Tuve la fortuna de conocer a Esteban Sánchez en marzo de 1975, con ocasión de un concierto de piano que ofreció en la Casa de Cultura, con obras de Schubert, Albéniz y Liszt.

Contaba entonces 40 años aquel pianista que parecía tener menos edad, que me recibió antes del concierto, con suma amabilidad, para responder a mis ingenuas preguntas, pues no conocía al personaje ni mucho menos tenía referencias sobre él para haber ahondado más en la conversación. Ni siquiera sabía que había triunfado en Italia cuando yo apenas si contaba con cuatro años de edad. Sí que sabía que Esteban no era la primera vez que ofrecía un concierto ante el público conquense que solía acudir a la Casa de Cultura, inaugurada diez años antes, en noviembre de 1965. El pianista aclaraba sus conciertos en Cuenca:

«Diario de Cuenca», 12 de marzo 1975.

“Hace tiempo que actué por última vez en Cuenca, pero creo que con ésta lo habré hecho una media docena de veces en esta ciudad… Además yo guardo siempre muy buen recuerdo de Cuenca”.

–¿Para usted qué es el piano?, le pregunté a Esteban para ir entrando en el tema musical, pues yo sólo había sido músico del método Hilarión Eslava y había tocado el requinto: “Realmente, es mi vehículo principal de expresión. Es a lo que me he dedicado toda la vida, porque me absorbe la actividad pianística y, en una palabra, vivo de esto”.

Había que conocer más al personaje, que me impresionaba no sólo por su altura, sino viéndole tocar mientras ensayaba, y por ello le pregunté que cómo se había iniciado con este instrumento:

“Por mediación de un tío-abuelo mío, ya fallecido (Joaquín Sánchez, anoto ahora) que era organista de la catedral de Plasencia; él fue quien me inició en la música. Luego ingresé en el Conservatorio madrileño a los once años y hasta ahora”

Esteban Sánchez, pianista. / melomanodigital.com

Hablamos de discos grabados y de sus preferencias musicales a la hora de programar los conciertos, basadas en “música clásica, romántica y la española” (apuntó Esteban), pero sobre todo quienes eran sus compositores preferidos:

“Para decirle la verdad, mis preferencias dependen de mi estado de ánimo. Un día puedo interpretar con gran gusto a Beethoven; otro día a Brahms, Chopin, en fin, como todos ellos son magníficos compositores a mí me encantan”.

Por entonces, 1975, Esteban Sánchez no componía, sino que ofrecía conciertos, aunque sin un calendario programado, tanto en España como en el extranjero: “A esto en realidad no sabría qué responderle, ya que nuestra profesión se trata de un trabajo muy mal distribuido. Hay meses en que a lo mejor no tenemos fechas libres y otros que pasan completamente en blanco”.

Esteban Sánchez interpretaba a los clásicos, y no era muy amigo entonces de la música de vanguardia o contemporánea, y ante mis preguntas sobre los porqués, concluyó con esta frase: “Sin subestimar a nadie, no me identifico con ese tipo de música”, y la religiosa no tenía demasiadas composiciones para el piano.

Así que estando en 1975, año que iba a ser decisivo en España por cambios afortunados ya conocidos, le pregunté a Esteban Sanchez si la juventud se interesaba por los recitales de piano:

“No solamente por el piano en sí, sino por la Música, con mayúscula, en general. Como usted bien ha apuntado en su pregunta, la juventud engrosa ese interés por la música”. Y sobre el momento de “la pianística” dijo que estaba en un momento estupendo en cuanto a intérpretes. “Hay calidad y número”.

Al joven entrevistador le picaba la curiosidad si el concertista encontraba alguna dificultad al tocar ante un piano diferente: “Este es un hándicap que catalogamos ya como una cosa normal del quehacer pianístico. Esta es la pequeña gran tragedia del pianista, pues aunque un piano sea muy bueno. Cada instrumento tiene su lenguaje propio, pulsación distinta y antes hay que ensayar”.

No recuerdo si Esteban Sánchez volvió a Cuenca a ofrecer su séptimo concierto, quizá sí, pero a mí me dejó un buen recuerdo y seguí con atención aquel recital y sobre todo me fijé en como movía los largos dedos.

Datos biográficos: Esteban Sánchez Herrero (Orellana la Vieja, 26-04-1934 / Orellana la Vieja, 03-02-1997), pianista y compositor, ingresó con 11 años en  el Real Conservatorio de Madrid en 1945. Al finalizar sus estudios obtuvo los premios «fin de carrera», «extraordinario fin de carrera» y de «música de cámara», y distintos premios nacionales e internacionales a lo largo de los años. Su interpretación de la obra Iberia de Albéniz es un referente para muchos pianistas. En una ocasión preguntaron a Daniel Barenboim que cuándo iba a decidirse a grabar Iberia y respondió que tras haber escuchado la versión de Esteban Sánchez poco le quedaba por añadir, pues Barenboim, además de escucharle, quedó finalista con él en un Curso de Perfeccionamiento en Roma. Uno de sus conciertos se lo dedicó a su admirado Esteban. («¿Pero qué hace España con un talento musical semejante casi oculto?», preguntaba el reconocido director,  recordaba “El País” cuando anunciaba la prematura muerte de Esteban en 1997, con el titular: “Muere Esteban Sánchez, genio oculto del piano español”.)

En 1978 Esteban Sánchez comenzó su labor como profesor del Conservatorio de Badajoz y años después en el Conservatorio Municipal de Mérida, del que fue director hasta su muerte y en 1986 ingresó en la Real Academia Extremeña de las Letras y las Artes.  En su tarea de compositor destacan numerosas obras y un amplio repertorio de villancicos, además de las propias grabaciones de piano en cintas casetes de la época y discos. Esteban Sánchez falleció el 3 de febrero de 1997 de un infarto cuando se dirigía a impartir clase. Le fue concedida la Medalla de Oro de Extremadura a título póstumo. El Conservatorio de Música de Mérida lleva su nombre y existe el Concurso Internacional de Piano “Esteban Sánchez”.

1 comentario en “El reconocido pianista extremeño, Esteban Sánchez, dio seis conciertos en Cuenca

  1. ¡ Hay que ver ! que cantidad de actividades culturales se programaban en la Casa de Cultura por aquellos años en Cuenca. Yo me acuerdo bien, ya que porno que por aquél entonces asistía yo bastante a ellas. Un saludo Julio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.