Puertas y portales de la ciudad: Justinianas (Petras)

En el año 1972, Florencio Cañas Estival, publicó en “Diario de Cuenca” una serie coleccionable que tituló “Puertas y portales de la ciudad”, en la que con fotografías de Isidoro Vos Saus explicaba en unas líneas el origen de cada puerta. También publicó en 1973 otra serie sobre “Puertas, portadas y rejas de la Catedral”. Con Florencio mantuve una gran amistad y cuando dejó su casa para pasar los últimos días de su vida en un centro asistencial, me llamó para regalarme una serie de libros y esa colección de recortables para que, pasado el tiempo, volviera a ver la luz con los lógicos cambios que se suelen suceder en algunos edificios y su mobiliario. En este Blog iremos recuperando esos pequeños textos de Florencio Cañas, a quien la Ciudad le dedicó un Mirador en la Ronda de Julián Romero. En esta ocasión lo hacemos con la Puerta del Monasterio de las Justinianas (Petras).        

Portada del siglo XVIII correspondiente al edificio de la iglesia del monasterio de San Lorenzo Justiniano, con advocación de San Pedro Apóstol (vulgo Monjas Petras), que fundó el canónigo de Cuenca, Alonso Ruiz, en la primera década del siglo XV.

«Diario de Cuenca», febrero 1972

Explica Florencio Cañas que en la dirección de las obras de este edificio y en su ejecución, pintura, escultura y diseño de los muebles intervinieron Alejandro y Luis G. Velázquez, de la Real Academia de San Fernando; los conocidos aequitectos Ventura Rodríguez (autor del Altar Mayor de la Catedral) y José Martín de la Aldehuela (autor de numerosos edificios religiosos y civiles en Cuenca), así como el escultor J. R. Benavides.

Se asegura, añade Cañas, que “esta obra la costearon Diego Luyando, canónigo de Cuenca, y José Neira, famoso organista y maestro de capilla”.    

La iglesia de las Petras fue restaurada para el culto en el año 1972, si bien la fecha de bendición e inauguración  de la amplia obra llevada a cabo tuvo lugar el 9 de diciembre de 1973, gracias al presupuesto de casi tres millones de pesetas que invirtió la Dirección General de Arquitectura. La bendición fue realizada por el entonces obispo de la Diócesis Conquense, monseñor José Guerra Campos.   

Vista de la puerta de la iglesia desde la Plaza Mayor. / Josevi

Este Convento cuya fachada principal es el tercer edificio espectacular de la Plaza Mayor, tras la imponente Catedral y el Ayuntamiento de los tres arcos que permiten el paso peatonal y de tráfico, data de 1509, año en el cual según las Constituciones conventuales “se despachó en Roma la Bula de su erección por el Papa León X, a 15 días de las calendas de junio”.

Las pinturas al fresco de la iglesia de planta elíptica son obra de Alejandro Velázquez y los adornos de sus altares y hornacinas se realizaron según los dibujos de Ventura Rodríguez. Se nota la mano del arquitecto, tan presente en Cuenca, de José Martín de la Aldehuela. La restauración se llevó a cabo tras haber sufrido la iglesia y el propio convento los embates de la guerra civil con las bóvedas y muros quemados y murales y carpintería destruidos.

LA IMAGEN DE MARÍA SANTÍSIMA DE LA ESPERANZA

En esta iglesia de las Petras se venera en la capilla de entrada, a la derecha, la imagen de María Santísima de la Esperanza, talla del escultor Leonardo Martínez Bueno, que desfila el Martes Santo en la procesión del Perdón, que anteriormente tenía su altar en el Oratorio de la Esperanza (anexo a la parroquia de El Salvador), desde el año 1951, fecha de creación de la Hermandad y del desfile del Martes Santo. Debido al mal estado de la capilla de la Esperanzilla, en 1986 la imagen de María Santísima de la Esperanza fue trasladada a su ubicación actual, donde cada 18 de diciembre se celebra su función anual.

En este Monasterio de Madres Justinianas sólo quedan dos religiosas de las diez que había hace veinte años. Celebran su festividad el 8 de enero y 5 de septiembre. El rector de San Felipe oficia misa vespertina de lunes a sábado (19,00 horas) y los domingos a las 12,00.

1 comentario en “Puertas y portales de la ciudad: Justinianas (Petras)

  1. Magnifico reportaje de las PETRAS JUSTINIANAS, y los comentarios de Florencio Cañas, con el cual tuve el previlegio de contar con su amistad los ultimos años de su vida, el fue el hombre que descubrio a Cuenca , y gracias a su vision se salvo la balustrada de la catedral, hoy se puede ver por San Miguel y fue el que pregunto a los que la estan desmontando, que vais ha hacer con la balustrada, esto son desechos que van a la escombrera, gracias Florencio por tener vision y gusto por Cuenca. y gracias a ti Jose Vicente Avila , por estos reportajes llenos de conquensismo que falta hace.Miguel Forriol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.