Emilio de Justo y Roca Rey cerraron la Feria abriendo la puerta grande

MORANTE DE LA PUEBLA (UNA OREJA), DEJÓ EL EXQUISITO SABOR DEL TOREO AÑEJO

Alonso PARRA

Roca Rey y Emilio de Justo, a hombros. Foto Julio Palencia.

La Feria de San Julián echó el telón hasta el año 2022 con un cierre triunfal. Emilio de Justo y Roca Rey abrieron la puerta grande del coso del Paseo de Chicuelo II tras cortar dos orejas al segundo oponente de sus respectivos lotes. Dos faenas memorables de muy distinto concepto que encantaron al público conquense. Morante de la Puebla, por su parte, paseó un apéndice de su primero, tras dejar varias pinceladas interesantes de toreo caro. Los tendidos presentaron un ambiente de tarde grande de feria, con distintas personalidades y caras conocidas.

  • Plaza de toros de Cuenca. Lunes, 23 de agosto 2021. Tercera corrida de la Feria de San Julián. Casi lleno dentro del aforo permitido. Presidió el festejo Emiliano García, asesorado por Miguel Tinajero y el veterinario Luis Colmenar. El diestro extremeño Emilio de Justo hizo el paseíllo montera en mano por ser su primera actuación en el coso conquense.

Se lidiaron seis toros de José Vázquez, correctos de presentación y de juego variado e interesante.

  • Morante de la Puebla (verde y oro), oreja y palmas.

Morante de la Puebla dejó una vez más la esencia del toreo añejo. Ya en el paseíllo, con su terno verde y oro diseñado para él, y con la montera de torero antiguo, a lo “Joselito El Gallo”, y su sonrisa de esperanza torera, se ganó los aplausos del respetable junto a sus compañeros de terno. Las ovaciones se fueron repitiendo para José Antonio con su exquisito y cadencioso toreo de capa con todo el arte recogido en los medios audiovisuales, resaltando el quite de la cigarrera. Hasta hubo un amago de cogida mientras se lucía con la franela.

Morante, el genio. / Foto Julio Palencia.

En su faena de muleta abrió de nuevo el frasco de las esencias con pases para el regusto torero, de tandas cortas pero de añejo sabor. Un genio del toreo que vio premiada su labor con una oreja, tras un pinchazo y una buena estocada.

Morante, risueño. / Foto Julio Palencia.

El cuarto de la tarde fue un manso que nada ayudó al toreo de Morante, que poco pudo hacer con el capote. En su labor con la flámula intentó el de la Puebla someter al “Agosteño” agostado de José Vázquez y sólo pudo sacar algunos pases sueltos, eso sí con maestría de docto matador. Acabó de estocada y se le aplaudió, aunque no faltaron algunos pitos. Opiniones para todos los gustos.

La torería de Morante. Foto Julio Palencia.
  • Emilio de Justo (tabaco y oro), ovación con saludos y dos orejas.

El torero extremeño Emilio de Justo quería triunfar en su primera aparición en Cuenca y lo consiguió. Recibió a su primero con ajustadas verónicas y ceñidas chicuelinas para realizar una faena de muleta con oficio y fondo ante un toro que tenía su peligro. Hizo una buena lidia pese a todo y sólo el fallo con los aceros le privó de premio, con ovación.

De Justo, toreo profundo. / Foto Julio Palencia.

En el quinto, de mejor son, Emilio de Justo volvió a lucirse con el capote en los lances de recibo y su faena de torero largo, profunda y con torería, tuvo altos vuelos, sobre ambas manos. La refrendó con una estocada que le valió las dos orejas.

Presentación exitosa del extremeño. / Foto Julio Palencia.
  • Roca Rey (blanco y plata): silencio tras aviso y dos orejas.

El peruano Roca Rey por fin rompió su maleficio sin triunfo en la plaza de Cuenca, aunque hubo de esperar al sexto de la tarde, “Dichoso”, para alcanzar esa dicha. Saludo capotero con larga cambiada, lances de rodillas y chicuelinas para poner al público en la mejor disposición.

Roca Rey, poderoso. Foto Julio Palencia..

Torero de brazo largo, aunque con otra metodología taurina, supo trenzar tandas sobre ambas manos, de toreo más efectista. Remató su labor con manoletinas y tras la estocada le premiaron con dos orejas. Había que cerrar la feria abriendo a puerta grande.

Se gustó Roca Rey con el capote. / Foto Julio Palencia.

En el tercero, “Andarriego”, Roca Rey anduvo armado de valor, tras un quite por chicuelinas. Comenzó su faena con estatuarios y pases cambiados para ligar una faena en la que los redondos tuvieron calidad y largo trazo, aunque sin excesiva transmisión. Falló a espadas y acabó de un descabello, con lo que perdió algún trofeo, luego “recuperado” en el que cerró plaza.

Roca Rey se sacó la espina de otras tardes en Cuenca. / Foto Julio Palencia.

De Justo y Roca Rey se fueron por la puerta grande y Morante, con su añejo sabor taurino, se fue a pie con su montera de la antigua Lidia, dejando el paso del toreo bueno y como se suele decir, caro.

El otro triunfador de la tarde, y de la Feria, ha sido Maximino Pérez, que se la jugó organizando un ciclo de tres festejos en tiempos difíciles y lo superó con creces. Como suele decir en las redes sociales, “Cuenca de mi vida”.

REVISTA DE PRENSA

Cultoro: “Morante arrea, De Justo le responde con rotundidad y Roca Rey se suma a la foto”

Aplausos: “Emilio de Justo y Roca Rey, rotundo epílogo en Cuenca”

Mundotoro: “De Justo y Roca Rey, últimas Puertas Grandes en Cuenca”

El Mundo: “Triunfo de Roca Rey y Emilio de Justo entre la genialidad de Morante”

Cope: “De Justo y Roca Rey triunfan y Morante deslumbra”

Por el pitón derecho: “Un triunfo de muy distinta condición”.

La Tribuna de Cuenca: “Un triunfo de muy distinta condición”

Voces de Cuenca: “Dulce sabor para despedir la feria taurina de Cuenca”

Las Noticias de Cuenca: “Emilio de Justo y Roca Rey ponen el broche a la feria”

El Día Digital: “Emilio de Justo y Roca Rey salen a hombros en la última de feria de Cuenca”

La imagen lo dice todo. / Foto Julio Palencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.