Los cuatro “exilios” de la U.B. Conquense de La Fuensanta

JOTAUVE

Nada nuevo hay bajo el sol, me decía para mí mismo, cuando se inició la actual temporada 2021-22 en la Tercera RFEF para la Unión Balompédica Conquense con la ya esperada noticia de que no iba a poder jugar en el Estadio de la Fuensanta, tras los conciertos celebrados en agosto, dejando en un lamentable estado el terreno de juego debido a la instalación y permanencia, durante más de un mes, del monumental escenario instalado sobre la hierba natural, sin protección alguna. (En el año 2005, y pocos días antes de jugarse el Conquense la fase de ascenso a Segunda División frente al Burgos y el Real Madrid, se celebró en La Fuensanta un concierto de Lenny Kravitz, tomándose todas las precauciones para que el césped no se deteriorase. Y se consiguió. Tres años después Bob Dylan dio otro concierto en el Estadio conquense el 1 de julio de 2008. Sin aparentes daños en el terreno de juego).

Las fotografías del estado del césped de La Fuensanta, tras los conciertos del pasado agosto, venían a demostrar la falta de previsión de los responsables de turno. Se llegó a decir que el césped ya estaba mal y que además “el Estadio es de todos”. Claro que sí. Y el Teatro Auditorio, y los Polideportivos y los Parques, y las calles, pero se procura dañarlas lo menos posible. (Recuerdo un concierto en el Pabellón de El Sargal un par de años después de su inauguración de 1972 y la polvareda que levantó, no sólo en Cuenca, sino a nivel nacional. Luego hubo otras actuaciones, pero se intentó no estropear el parquet).

El terreno de juego, tras desmontar el escenario de los conciertos de agosto. / Cadena Ser Cuenca

Extrañaba un poco que el césped estuviese en tan mal estado si tenemos en cuenta que la competición de 2019-20 fue suspendida a partir de marzo por la pandemia y que en más de cinco meses no se celebró partido alguno. Se pudo actuar entonces en el terreno de juego, tras el confinamiento, pero nada se hizo por el concejal “de la cosa” de turno, ni tampoco el de la anterior legislatura, que tuvo la osadía de poner el grito en el cielo cuando la U.B. Conquense tuvo que jugar en las instalaciones del “Cristina Martínez”, argumentando que era una Pista de Atletismo, tachando al club blanquinegro de señoritos por querer jugar en campo de hierba, sin ponerse colorado de cómo estaba el de Tiradores. Además también es campo de rugby, y curiosamente antes del anunciado Conquense-Huracán iba a disputar un partido en la tarde sabatina el equipo A Palos, que también tiene derecho, claro.

(La plaza de toros siempre fue un lugar idóneo para conciertos una vez celebrada la feria taurina, y son decenas los celebrados, pero es lógico que cuando se llevan a cabo se deba contar con el empresario, que es el arrendatario, aunque el Ayuntamiento tenga fechas libres y la organización sea distinta).

Realizado este preámbulo vayamos a comentar esos cuatro “exilios” de la Balompédica del Estadio Municipal de La Fuensanta, que es el equipo que lo utiliza desde su fundación hace 75 años. (¡Menuda celebración!)

Tapias de La Fuensanta. / Foto Luis Pascual.

Temporada 1953-54. La U.B. Conquense militaba en Tercera División y fue incluida en el Grupo V junto al Albacete, Alcira, Alicante, Aspense, Cartagenera, Catarroja, Elche, Eldense, Hellín, Levante, Lorca, Naval, Novelda, Orihuela, Peña Soriano de Alberique, Villena y Yeclano. El Estadio de La Fuensanta presentaba un estado muy lamentable con las tapias hundidas y el terreno de juego de arena tan mal que cuando llovía era un lodazal de barro y greda.

A falta de una semana para iniciarse la competición el Conquense había pedido el aplazamiento del partido al Levante, que no accedió, y visto que las obras podían ir para largo la Federación Española excluyó a la Balompédica de la competición, aunque le guardó la plaza para la siguiente temporada. Los jugadores fichados se fueron a otros clubes y los de casa se enrolaron en los equipos del Campeonato Local. El Conquense volvió a la competición en la campaña 54-55, pero en este caso en el Grupo XVI con equipos de Madrid, además del Toledo y su coetáneo fundacional Deportivo Guadalajara.

Un Conquense-Talavera en La Fuensanta, de tierra, en la campaña 77-78. Foto Pinós.

Temporada 1980-81.—El Conquense había ascendido a Tercera División, militando en el Grupo VII junto a los equipos madrileños (entre ellos el Leganés y Alcorcón) y los regionales Manchego, Valdepeñas, Daimiel, Talavera, Guadalajara y Toledo. Hasta la jornada 12 jugó en La Fuensanta (campo de tierra), disputando el último partido frente al Ciempozuelos (3-2) el 23 de noviembre, pues las obras de “remodelación” del Estadio, con nueva tribuna y césped iban a comenzar al día siguiente. En la jornada 14, el 7 de diciembre la Balompédica recibió al Carabanchel en el campo “Obispo Laplana”, donde tuvo que jugar hasta el final de la campaña liguera, en un terreno embarrado al tres por dos y con poca capacidad para el público, que abarrotaba cada domingo la instalación.

Un Conquense-Leganés en el «Obispo Laplana» en 1981. / Foto Pinós.

Temporada 1981-82.—El estadio de La Fuensanta, casi a punto, no está aún terminado y el Conquense pide el cambio de orden de su partido al San Fernando, que no accede, y se juega en el “Obispo Laplana”, con victoria madrileña. Ya en la cuarta jornada, el 27 de septiembre, se vuelve a jugar en La Fuensanta y el Conquense recibe al Alcobendas (1-1). Sin embargo, las obras en el “nuevo” Estadio dejan mucho que desear y no se recepcionan por parte del CSD. El césped no drena y las pistas de atletismo tampoco están bien terminadas.

Conquense-San Fernando en el «Obispo Laplana». / Foto Pinós.

Se toma la decisión de reparar el césped y las pistas y en la jornada 10 de la segunda vuelta se juega el último partido en La Fuensanta, de nuevo ante el Ciempozuelos (1-2) y regreso al “Obispo Laplana”, donde se deben jugar cuatro partidos, con el equipo en posiciones de descenso. El campo de «Las Quinientas» da suerte, pues se ganan tres encuentros (el primero frente al Real Madrid B de Butragueño) y se empata uno, además de ganar en Daimiel (1-2) y empatar sin goles en Usera frente al Moscardó, lo que propició que el Conquense no descendiese y los aficionados sacasen a hombros a López Sendino y algunos jugadores.

Un Conquense-Pegaso en La Fuensanta, de gran expectación, con lío final. El trío arbitral tuvo que pasar a los nuevos vestuarios, que aún no estaban en servicio, pues muchos espectadores esperaban el paseílo. La foto de Pinós lo dice todo y el estado del Estadio.

En la campaña 1982-83 la Balompédica vuelve a la “remozada” Fuensanta para recibir al Tarancón que entrenaba Sendino, con Caparrós y Herraiz en sus filas, además de otros ex balompédicos como Duque, Julio, Casanova y Cruz. La afición responde con una entrada de ¡3.000! espectadores y una recaudación de 360.000 pesetas. El titular que hice para el periódico, con la firma Jotauve, era bien explícito: “La Balompédica se quedó con la taquilla y el Tarancón con los puntos”.

La Balompédica no ha ganado ninguno de los tres partidos jugados en el «Cristina Martínez», donde lo que más resalta es la Pista de Atletismo. / Josevi

Temporada 2021-22.—Ya hemos comentado en la introducción el penoso estado en el que quedó el césped tras los conciertos de agosto. La Fuensanta ya tuvo conciertos de Lenny Kravitz y Bob Dylan en otras campañas como hemos indicado, pero el 13 de junio y 1 de julio, sin que el terreno quedase lastimado debido a que el escenario estuvo montado pocos días. Lo de este año debe servir de lección y reflexión, pues la primera norma del Estadio es para jugar al fútbol.

Así, tras la jornada 10, este 7 de noviembre vuelve la Balompédica a jugar en La Fuensanta frente al Huracán de Balazote, “nuevo en esta plaza”, tras disputar tres partidos (Manchego, Illescas y Azuqueca) en el estrecho terreno de juego del “Luis Ocaña/Cristina Martínez”, donde cosechó dos empates y una derrota, pues el Guadalajara aceptó el cambio de orden de partidos, en actitud que demuestra la categoría del club alcarreño, que debe ser premiada con aplausos en el partido de la segunda vuelta.

Esperemos que este retorno del Conquense a La Fuensanta sea ya definitivo, con el marcador puesto en marcha a mitad de la pasada campaña y con la nueva iluminación inaugurada con los conciertos, que debiera servir al menos en los segundos tiempos, para jugar los partidos domingueros por las tardes, dado que a mediodía son muchos los aficionados que no pueden asistir por épocas de caza, funciones de las cofradías, y varios etcéteras. Y  algo que debe quedar claro, en este 75 aniversario del club blanquinegro, como su propio nombre indica: Unión Balompédica Conquense. Vamos, Cuenca unida para el balompié.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.