Banzos y Capirotes: Encuentro en la peatonal Carretería

Luminosa mañana de Domingo de Resurrección, con frío en la sombra y calor al sol del mediodía, cuando la procesión del Encuentro divisaba la Puerta de Valencia con el campanil anunciador del Convento de las Concepcionistas repicando a Gloria. El cubo de muralla rememoraba añejos domingos blancos entre el rumor del Huécar, con la procesión de la alegría al completo, camino de San Andrés, principio y final de trayecto y de la Semana Santa 2012.

Dos horas antes, desde la remozada plaza de San Andrés, con antigua iglesia convertida también en sala de conciertos y pequeño museo de la historia del edificio religioso, salía la llamada procesión del Encuentro con la imagen del Resucitado descendiendo por el Escardillo y la calle del obispo Antonio Palafox, y la de la Virgen del Amparo bajando por Solera, San Vicente y Alonso de Ojeda, buscando el curso del Huécar por la calle de los Tintes.

Ambas imágenes hacen el recorrido tempranero con calles semivacías, acompañadas de guiones y estandartes, y muchos hermanos de túnicas y capas blancas refulgentes, con birrete de borla roja, porque el gran público esperaba impaciente en la Plaza de la Constitución. Son miles de personas las que aguardan expectantes el momento del Encuentro, llenando las calles adyacentes y toda la peatonal Carretería hasta la misma Plaza de la Hispanidad. Hacía tiempo que no se veía tanta gente esperando en todo el perímetro de la calle principal.

Resucitado entre rayos de sol por la Puerta de Valencia.

Por Calderón de la Barca, el Resucitado que hizo Martínez Bueno, pensado para colocar junto al vuelo del manto la imagen de un ángel; por la calle del Agua, o de Fray Luis de León, lejos del mundanal ruido, aparece la Virgen del Amparo que cubre su manto de verde esperanza con el mantillo negro. El blanco se impone sobre el negro en el Encuentro con palomas sobrevolando el cielo más que azulado. Momentos para la emoción, el aplauso y el baile acompasado de las imágenes.

La procesión, ya una sola, resulta vistosa por la Carretería que luce más con reposteros, con los sonidos de la Banda de Tambores y Cornetas cofrade y de la Banda de Música de Cuenca, que mantiene en gran nivel Juan Carlos Aguilar. Entre ambas imágenes, los guiones y estandartes, con algunas ausencias que invitan a la serena reflexión, como ya ocurriera en el Santo Entierro. Tiempo habrá para el debate y el contraste de opiniones, porque hoy es domingo de Gloria para terminar con esta frase: ¡Aleluya!

(www.eldiadigital.es) Semana Santa Cuenca 2012. 8-04-2012

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.