Cuadernos de Semana Santa 2013: Calidad y pulcritud

CUADERNOS DE SEMANA SANTA. CUENCA, 2013.  Real, Antiquísima, Ilustre y Venerable Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno (de El Salvador), de Cuenca. Coordinación: Israel José Pérez Calleja

“Cuadernos de Semana Santa”, la publicación anual de la Real, Antiquísima, Ilustre y Venerable Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno (de El Salvador), ha sacado a la luz el decimoquinto ejemplar de una colección que se hace imprescindible en la Biblioteca Nazarena. La Hermandad apostó desde el primer momento por darle una gran parcela a la investigación, ofreciendo cada año trabajos documentados que avalan la calidad de la revista, con una cuidada presentación e impresión, y sobre todo con la coordinación de Israel José Pérez Calleja, una de las mentes más lúcidas de la nueva generación de escritores e investigadores de nuestra Semana Santa.

En esta edición de 2013, la decimoquinta desde que en 1985 se inició la publicación de los “Cuadernos”, con algunos años en blanco por diversas circunstancias, los trabajos se centran en cinco bloques de aportación histórica y literaria y un epílogo gráfico en blanco y negro, tan considerable como importante, que es el corolario a una publicación que se prestigia por sí sola, con pulcritud y excelente presentación, que ya se denota en la portada con una magnífica fotografía del busto del escultor Luis Marco Pérez, rodeado de personas expectantes en la salida de la procesión en la plaza de San Andrés. Israel ofrece en esta portada sin palabras una foto que habla por sí sola y que homenajea al escultor de Fuentelespino de Haro en el 30 aniversario de su muerte (17-01-1983 / 17-01-2013).

Los Cuadernos se inician con el obligado saluda de los hermanos mayores, Luis y David Ortega Fernández, en el que junto a los sentimientos que muestran por tan importante responsabilidad, ofrecen su apuesta literaria pasional, al tiempo que hacen el llamamiento obligado para acompañar a las sagradas imágenes en el “Camino del Calvario”.  La reflexión del consiliario, Jesús Ramón Page, lleva por título “Silencio y humillación” con un apunte final muy a tener en cuenta: “Ojalá que todo nazareno que vive la subida del Calvario, en silencio callado y humillado bajo el capuz penitente, pueda cruzar en algún instante su mirada con la del Nazareno, para que en ese instante pueda hacerse eterno en nuestro corazón humano”.

 

LA SEMANA SANTA EN EL SEGUNDO BIENIO REPUBLICANO

El primer trabajo de investigación lleva por título “Las manifestaciones públicas de culto desde el segundo bienio republicano hasta la iconoclastia de la guerra civil. El ejemplo de la Semana Santa de Cuenca”, de Juan Carlos Peñuelas Ayllón. El reconocido investigador ahonda y profundiza sobre la celebración religiosa conquense durante los años de la República, y ya en un primer trabajo, publicado en 2009, trató sobre tan apasionante tema durante el primer bienio republicano.

Sobre esta nueva portación, en el segundo bienio, Peñuelas Aylllón ofrece nuevos datos que vienen a desentrañar algunos misterios de aquellos años convulsos para el orden religioso y para el mundo nazareno, aunque en Cuenca la Semana Santa (llamada fiesta de primavera en los periódicos republicanos), brilló con bastante esplendor, pues el turismo ya era importante en aquellos años en los que por ejemplo ya se notaba la aportación del escultor Marco Pérez con los pasos de la Santa Cena y el Descendido, entre otros. En 1932, por ejemplo, visitaron Cuenca en los días de Semana Santa, García Lorca, el diplomático chileno Carlos Morla Lynch y el ensayista Martínez Nadal.

 

Juan Carlos Peñuelas  destaca que “dentro de la enorme casuística que se produjo, el caso de Cuenca fue especialmente singular por las escasas medidas anticlericales de su Ayuntamiento, y por el orden y participación con que se desarrollaron las procesiones al margen de la conflictividad social del momento”. Una lectura muy recomendable.

 

LAS PRIMERAS IMÁGENES DE UN LEJANO AMANECER DE 1616

El segundo trabajo de investigación, que ya se dio a conocer en “Cuenca Nazarena”, es de Antonio Pérez, que lo titula “Las primeras imágenes de la madrugada”. Resalta el autor que “han sido necesarios casi cien años para que en el Archivo Histórico Provincial de Cuenca (Protocolos Notariales, Damián de Cuellar, P-885) se haya localizado un contrato que no sólo nos ilumina sobre la autoría de estas tallas, sino que nos describe las mismas y amplía nuestro conocimiento sobre aquellos primeros envites de nuestros desfiles”. Pérez Valero, que no deja de escrudiñar los antecedentes nazarenos de siglos pasados, viene a decir que el documento encontrado viene a confirmar que “para el año 1615 el Cabildo de San Nicolás de Tolentino tenía prevista la organización de la Procesión de los Nazarenos en la madrugada del Viernes Santo, como le había sido autorizado por Felipe III el 17 de octubre de 1614 y que, si su organización se postergó hasta 1616, fue por motivos ajenos a dicho Cabildo”.

 

ANUARIO COMO UN LIBRO ABIERTO

La novedad de este año es el Anuario de la Hermandad, Crónica Nazareno de 2012, que se ha encargado de recapitular, con todo lujo de detalles, Israel José Pérez Calleja, quien en 19 páginas ha contado, con la obligada introducción de intenciones, la actividad de una Hermandad de rancio abolengo nazareno como lo es la de “el Jesús”, destacando, sobre todo, el amplio relato ( narrando el inenarable quebranto), con detalles poco conocidos, de la suspensión por la lluvia de la procesión «Camino del Calvario» de 2012, una vez iniciada.

Señala Pérez Calleja en la justificación del Anuario que “Una aventura editorial tan afianzada como la que nos ocupa (timbrándose ahora su decimoquinta edición), no podía postergar, por más tiempo, la implementación de un escueto dietario que reflejara, mediante su discreta glosa y con recatado afán de fedatario, el activo dinamismo y desempeño intenso de esta Hermandad a lo largo de un curso completo. Habida cuenta de que la misma, por ventura y con evidentes gradaciones de alcance, puede hacer gala de una holgada ejecutoria y dilatada presencia a la hora de orientar nuestro cotidiano peregrinar devocional; el cual por otra parte, trasciende de la inmarcesible convocatoria penitencial al despuntar cada Viernes Santo”. Fiel fedatario de actas y actos.

 

 IN MEMORIAN: JOSÉ ANTONIO MOLINA

Del “In Memorian” se encarga este año José Miguel Carretero, que centra su trabajo tan pulcro en el quehacer literario, como tan sencillo en su corazón de nazareno, que cuenta los días y las horas de la historia escrita y descrita, en su tío José Antonio Molina Parra, quien con su carga de bonachona humanidad, y mirando a través de los gruesos cristales de sus gafas venía a decirle al sobrino: “Vamos nene, levanta, que ya asoma el Jesús”. Carretero recorre las páginas de la mano de Molina con la tela de su capuz doblada sobre su frente, llevando el primer banzo, acompañado en el relato por otros hermanos que se fueron a la procesión del azul de las estrellas: Antonio Vicente Navarro “El Loterías”, Ernesto Pinós Roldán y José Luis Millán Martínez. “Vehemente los tres, y, por ello, tiernos. Inseparables entre sí y para con Molina, a quien inocularon el bendito virus del morado alborear. Y ya los cuatro en raya, tetrarquía y jerarquía. Clase y principios. La cuadratura del círculo”.

 

AÑEJA TÚNICA DEL AMANECER Y GRÁFICO CAMINO DEL CALVARIO

“Añeja túnica del amanecer”, una de las secciones de “Cuadernos” para dar voz a la experiencia de la hermandad, invita en esta ocasión a José Juan López López, un hermano fiel que cada año, desde Valencia donde reside, no falta a su cita con “el Jesús” y su hermandad. Pepe Juan cuenta sus vivencias nazarenas y sus recuerdos desde que se inició en la procesión Camino del Calvario en la década de los 69, aunque con 16 años ya fue bancero de la Oración del Huerto. Más que una entrevista es una tertulia nazarena en la que Pepe Juan repasa su pasión nazarena de la madrugada.

Se cierran los Cuadernos con un amplio reportaje “Camino del Calvario” a través del objetivo de Pedro A. Muñoz Muñoz en el que sí se puede decir de nuevo lo tantas veces dicho: una imagen (todas, vamos) vale más que mil palabras. La última la pongo para resaltar que la revista lleva ISBN, lo cual son palabras mayores.

José Vicente ÁVILA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.