1957-2007: Angustias coronada

1957 fue para Cuenca un año de alegría y dolor, pues una serie de acontecimientos marcaron la vida de una ciudad que crecía muy poco a poco. Los fervores superaban con mucho el impulso de una Cuenca aletargada que empezaba a despertar para el turismo de su sueño de cenicienta, gracias al impulso de plumas como Federico Muelas, César González Ruano, y un joven José Luis Coll que dejó en «Ofensiva», hace ahora cincuenta años, decenas de artículos merecedores de una revisión por su amor a Cuenca, y el pintor Víctor de la Vega publicaba su «Cuenca intima», dibujo a dibujo.

En 1957, y en mayo, llegaba la Vuelta Ciclista a España, se inauguraron edificios como el Distrito Forestal y el Sanatorio de San Julián y se coronó a la Virgen de las Angustias, Patrona de la Diócesis; meses más tarde el Corazón de Jesús comenzó a presidir la vida conquense desde el Cerro del Socorro,  y una tragedia conmovería a la capital y a la provincia con el accidente del autobús de La Roda con 30 muertos. Ya se pedía un hospital y se anunciaba la creación de una barriada que iba a estirar la ciudad: el Poblado de Absorción del «Obispo Laplana», que se inauguraría en 1960.

Estos días de junio de 2007, la ciudad ha celebrado el cincuentenario de la Coronación de la Patrona de la Diócesis, que congregó entonces en Cuenca a unas 150.000 personas, que ya es decir, para aquella época, de una ciudad que un año antes había visto rodar «Calle Mayor». La talla de la Virgen de las Angustias, de la que aún no hay constancia plena de quien fue el  autor  –aunque todo apunta a Galarza, que trabajaba para Rabassa, que es quien figura en los libros–, fue bendecida nada más llegar a Cuenca el 19 de marzo de 1944 por el prelado Rodríguez Díaz, que llevaba pocos meses en la Diócesis. El acto tuvo lugar en la Catedral, con procesión desde San Esteban hasta el Santuario por la calle de Pilares. Trece años después fue coronada.

Con siete años entonces, el cronista recuerda aquel 31 de mayo de 1957 en la llamada explanada de Sánchez Vera, totalmente abarrotada de personas y de imágenes. Había acudido a La Fuensanta, que era el punto de cita de las imágenes que llegaban procedentes de la comarca de Tarancón y Belmonte, para tocar el manto de la Virgen de la Misericordia, Patrona de Puebla de Almenara. Aquel manto de la Virgen, blanco y oro, era para aquel niño como los vestidos de los toreros de aquella tarde de toros de la Coronación con Litri, Chicuelo II y Chamaco. El cartel de la Coronación, de Gustavo Torner, siempre me cautivó, quizá de tanto verlo en un bastidor de costura.

Han pasado cincuenta años, y por mor del puente festivo, los fervores marianos del 31 de mayo pasaron al jueves 7 de junio de 2007, con esa procesión extraordinaria de la Virgen de las Angustias desde El Salvador hasta la Catedral. Era jueves y en Toledo era Corpus Christi. Aquí era jueves de Angustias con andas de Soledad y fachada de la Catedral en penumbra. Nadie que tenga responsabilidad en ello cayó en la cuenta de iluminar la fachada catedralicia como ocurre los fines de semana y días excepcionales.

El recorrido de la Virgen de las Angustias por las naves catedralicias, con el órgano restaurado interpretando el himno de «Oh, Virgen de las Angustias / rosa que hirió la aflición, / triste madre dolorida, / rosa rosa al corazón…«,  resultó conmovedor, al igual que el “Encuentro” en la Girola, y frente a su capilla, de la Virgen del Sagrario y la Patrona de la Diócesis. La historia mariana de Cuenca frente a frente, con dos imágenes coronadas.

En aquel año de 1957 la fiesta del Corpus coincidía con el comienzo del verano, y por aquellas calendas la procesión hacía el recorrido por la tarde, desde las cinco y media hasta las ocho y media, con salida y llegada a la Catedral. Este domingo, y como ya sucedió el pasado año, el cortejo del Corpus se inició desde la Catedral de Santa María para concluir en la parroquia de la Virgen de la Luz, como buen recuerdo para la Patrona de la ciudad que, como San Julián, son patrones sin andas, en una ciudad donde abundan las procesiones. Insólito.

EL DÍA, 11 de junio de 2007

1 comentario en “1957-2007: Angustias coronada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.