BiciCuenca

El deporte ha protagonizado los dos últimos fines de semana en Cuenca, con el fútbol y el ciclismo, sin dejar de pasar por alto otras actividades que la ciudad ofrece, sobre todo en el plano cultural, y de manera especial con la muestra fotográfica de Photo-España en seis salas de Cuenca. Si el último domingo de junio la ciudad se vestía de blanquinegro con el ascenso de la Balompédica a Segunda B, poniendo el broche a la temporada más brillante de su historia, y con distintas celebraciones en las calles, este primer domingo del recién estrenado julio ha sido el ciclismo, tan denostado últimamente, el que ha puesto su colorido en las calles conquenses y en distintos pueblos de la provincia.

La llamada «serpiente multicolor»  en sus categorías femenina, elite sub-23 y profesionales, ha recorrido durante tres días kilómetros de la Mancha, Manchuela y Serranía conquense, con ocasión de la disputa del Campeonato de España de Ciclismo en sus diversas modalidades.

En estos días, las calles cercanas a los hoteles se han visto invadidas por los coches de bicicletas en sus bacas, de tantas tonalidades de color, y los camiones de asistencia, como si se tratase de la Vuelta a España. Cuenca tiene acento ciclista y, sobre todo, el Casco Antiguo ofrece uno de los circuitos más llamativos, tanto por su dureza para probar la fuerza de los corredores, como por su belleza para que las televisiones puedan ofrecer no sólo el espectáculo ciclista, sino contar con el mejor decorado para los espectadores. Cuenca  se presta para este tipo de competiciones ciclistas -la Bicicuenca le podíamos llamar- y bueno sería abundar en ello por parte de los responsables políticos, dada la cobertura que ello implica.

Lo hemos percibido en anteriores etapas de la Vuelta y este domingo primero de julio con el Campeonato de España que ha ofrecido por vez primera el canal televisivo de la Sexta, que ha apostado por el fútbol  y recoge el guante del ciclismo, ahora que tantos guantazos se lleva este deporte tan sufrido. Conviene separar el trigo de la cizaña y dar crédito a quienes vienen empujando con el esfuerzo del día a día en la bicicleta.

En estos días en que Cuenca es capital nacional del ciclismo tenemos que recordar, una vez más, la figura de Luis Ocaña, nuestro campeón de Priego, ganador precisamente de dos Campeonatos de España de Ciclismo, en los años 1968 y 1972. Precisamente ese año se celebró en Cuenca el Campeonato de España por Regiones, con el triunfo de Castilla, liderada por Ocaña con Manzaneque. Nos quedó la imagen de Luis Ocaña cabalgando a lomos de su bicicleta por la Serranía de Cuenca y las calles de la ciudad y mostrando orgulloso en sus manos el toro ibérico de Cuenca.

Luis Ocaña con el toro ibérico de Cuenca.

Ciclistas como Pereiro, Valverde, Óscar Sevilla y todo el gran pelotón, han podido rememorar estos días en Cuenca las etapas de la pasada Vuelta a España, en septiembre de 2006, ganándose además el cariño de los conquenses, que por cierto también sufrieron el sábado por la mañana los atascos de tráfico, una hora después de haber terminado la carrera. Fue la excepción negativa de una espléndida jornada.

En este domingo 1 de julio, con el verano recién iniciado de las rebajas, y las primeras salida de las vacaciones, Cuenca ha vivido con especial entusiasmo su jornada final del Campeonato de España de Ciclismo, que en toda España se ha podido ver a través de la Sexta, dando a conocer toda la emoción de la carrera, con esos dos kilómetros finales de cuesta en la Subida al Castillo –con su muralla en restauración– que ya se ha hecho famosa, y con la belleza de una ciudad cada vez más hermosa, en la que siempre se descubre algo nuevo, y que va, pedalada a pedalada,  camino de ser Capital Cultural para el 2016. Bicicuenca en estado puro.

EL DÍA, 2 de julio de 2007

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.