Previsores

El “puente” de la Virgen del Pilar ha vuelto a poner de manifiesto que Cuenca es una ciudad para el turismo, tanto por su condición de ciudad Patrimonio de la Humanidad, por sus pintorescos paisajes que la hacen única,  como por su situación geográfica, a caballo de Madrid, la capital de España, y de Valencia, la tercera. Cuenca siempre tendrá con Madrid y Valencia ese cordón umbilical que les une para siempre, que se debe poner de manifiesto con ese otro cordón de la autovía y el AVE, para acercar las distancias. Cuenca acude a Madrid y Valencia en el quehacer cotidiano y Madrid y Valencia llegan a Cuenca en los puentes festivos nacionales o de las propias Comunidades, bien por la Almudena ya cercana, San Isidro o el 2 de mayo, o San Vicente Ferrer. Además de Madrid y Valencia, regiones como Murcia, Cataluña y Aragón tienen en cuenta a Cuenca, ciudad que, por otra parte, recibe el turismo de cuentagotas no ya de toda España, sino el abundante internacional.

 

Ello ocurre desde los últimos 30 años, pero desde los dos lustros de Ciudad Patrimonio de la Humanidad y de la luna de miel de los Príncipes de España en el Parador, paseando por el Puente de San Pablo, la visita de turistas a Cuenca se ha multiplicado.

 

INTENSO PUENTE DEL PILAR

Este es el quid de la buena cuestión. Gracias a este aumento de visitas, la ciudad se está desbordando, y, ojo al dato, en cuanto la autovía y el AVE acerquen Cuenca no sólo a Madrid y Valencia, sino a Alicante, Murcia, Castellón o a nuestra cercana Albacete que todo lo quiere (lo de la autovía Albacete-Teruel es la última perla), el desbordamiento será aún mayor. Si este puente del Pilar el tráfico de Cuenca de viernes y sábado ha sido intenso, con atascos incluidos, qué será en el futuro si no se toman las medidas oportunas, porque no todo lo va a solucionar la Ronda Oeste; el centro de la ciudad –llámese lo que ahora es la estación de ferrocarril de “Calle Mayor”- debe encontrar la solución al grave problema de aparcamiento subterráneo en calles que en su día no pensaron en el futuro, con edificios sin garajes. El coche se come a las calles, y aún se piensa en peatonalizar Carretería, que antes debiera recuperarse como calle de comercio y tapeo.

 

LA ALMUDENA, TODOS LOS SANTOS Y EL GRAN PUENTE DE DICIEMBRE

Tendremos en pocas semanas, la visita de madrileños en la fiesta de la Almudena, el puente de Todos los Santos y el gran puente del 6 al 10 de diciembre, en pleno cumplediez años de la Ciudad Patrimonio de la Humanidad, o dicho con mayor solemnidad, el décimo aniversario. Una ciudad con destino turístico ha de cuidar mucho los detalles, de manera especial de la atención y sobre todo la limpieza. Contemplar la Plaza Mayor con grandes contenedores, esperando una solución a los que un día fueron soterrados, no es la mejor imagen y se pide urgente manos a la obra, como evitar los atascos de tráfico.

 

CICLO DE CONCIERTOS DE ÓRGANO EN LA CATEDRAL

Por lo demás, este puente del Pilar ha servido para realzar aún más el recién restaurado Órgano de la Catedral, que en la tarde del sábado ofrecía un excepcional concierto de las manos de Luis Dalda, enmarcado dentro del Ciclo Conciertos de Órgano en Santuarios y Basílicas, con ocasión del Año Santo Lebaniego, Cantabria 2006; en la matinal del domingo, concierto a cargo del burgalés Anselmo Serna. La Cuenca alta llena de visitantes descubriendo rincones, paisajes, arte y música, mientras que muchos conquenses que no se fueron de puente se acercaron a los montes para buscar el rico hongo, que parece que el año no va a ser tan malo como se predecía. Que hongos o níscalos, como boletus edulis, haberlos haylos.

 

EL DIA, 16 de octubre de 2006

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.