San Julián de enero

Altar del Transparente en la Catedral de Cuenca, con la imagen y reliquias de San Julián. Foto: Víctor. Condado.

-“Día 28 de enero. San Julián, Obispo y Patrón de Cuenca. Es Fiesta de guardar. En la Catedral, misa pontifical a cargo del obispo, Pelayo González, siendo orador el magistral. La Urna que contiene los sagrados restos estará expuesta a la veneración de los fieles en las horas de costumbre. En la Merced predicará el Ilmo. Sr. Penitenciario.”. Este texto corresponde a la agenda día 28 de enero de 1899 que publicaba el semanario “El Correo Católico” en el que se sintetizaba la “fiesta de guardar” que la ciudad de Cuenca celebraba en honor de su Patrón San Julián. Una fiesta que se sigue celebrando como en este martes 28 de enero de 2014.

 

 San Julián, Patrón y Padre de Cuenca

Los viejos papeles señalan que “San Julián nació en Burgos en el año 1.128; dice la tradición que en su bautismo aparecieron unos ángeles en las alturas del templo y una voz dijo: » hoy ha nacido un niño, que en gracia no tiene igual «, y a la pila bautismal, descendió un joven, que dijo: » se llamará Julián».

Dibujo de San Julián (Biblioteca Nacional).

Realizó sus estudios primarios en Burgos y los superiores en Palencia. Su brillante expediente le llevó a ser nombrado, con solo 25 años, profesor de Filosofía y Teología de la Universidad de Palencia.

Más tarde se ordena sacerdote, y también es ordenado su criado Lesmes. Criado y señor se fueron a predicar por toda España.

En 1191 es nombrado Arcediano de la Catedral de Toledo, y en 1196, con 68 años, bajo el reinado de Alfonso VIII, es nombrado Obispo de Cuenca, sucediendo al que fue primer Obispo de la Diócesis Conquense, D. Juan Yáñez.

La distancia entre Toledo y Cuenca, acompañado de su criado y capellán Lesmes, la recorre a pie en cinco jornadas, entrando en Cuenca durante la noche para evitar la multitud que le esperaba. Realizó una labor apostólica y misionera por toda la provincia, preocupándose de los más necesitados independientemente de su religión. Un día, que las paneras de sus limosnas estaban vacías ocurrió que fueron llenadas milagrosamente de trigo.

 

 

 

Vista desde San Julián «El Tanquilo» en la Hoz del Júcar

“EL LUGAR DE MI TRANQUILO DIA”

San Julián tenía por costumbre, retirarse a una cueva situada en el Cerro de la Majestad, lugar que el Santo llamaba «el lugar de mi tranquilo día», de donde recibe el nombre de «cueva de San Julián el Tranquilo». Con el agua que mana de la cueva el Santo mojaba las mimbres para hacer unas cestillas, que luego repartía entre los pobres.

Interior de la ermita de San Julián «El Tranquilo». (Josevi)

En este lugar se eleva una pequeña ermita en honor a San Julián en donde se puede oír misa los domingos a las 10,30 de la mañana, rodeada de una zona de recreo con mesas, barbacoas y la apreciada agua del manantial. Se puede llegar subiendo por un empinado escalerón o por una agradable senda de preciosas vistas a la hoz del Júcar y parte antigua de Cuenca.

En la noche del 28 de enero de 1208, murió San Julián. Desde entonces su sepulcro no ha dejado de ser visitado con frecuencia por sus numerosos devotos, encontrándose actualmente en la Catedral de Cuenca.

El 28 de enero es fiesta local en Cuenca, y en agosto durante 10 días se celebran la ferias y fiestas de San Julián.

 

PÁGINAS DE MI DESVÁN: «SAN JULIÁN DE ENERO»

Con este título, y en la serie “Páginas de mi Desván” que publiqué en “El Día de Cuenca” en la década de los noventa, hice referencia a la fiesta de San Julián de cada 28 de enero, haciendo un poco de historia de la tradición, como es la visita a la Catedral y a San Julián “El Tranquilo”, o simplemente viajar aprovechando el día festivo. También la barriada Fuente del Oro, con su iglesia dedicada a San Julián, celebra su festividad con una procesión vespertina.

San Julián además es un “Patrón sin andas”, pues en esta ciudad de Cuenca en la que las procesiones están a la orden del día, el único santo que no desfila es San Julián, y había que remontarse a más de medio siglo para ver en andas la imagen del Santo, salvo en alguna ocasión excepcional, como se recoge en la página que insertamos. El artículo fue publicado el domingo 27 de enero de 1991 en “El Día de Cuenca”. Pinchad el PDF. San Julian enero90

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.