Fiesta de la palabra a la sombra del molino de la Bella Quiteria

ENTREGA DE PREMIOS DEL XXXIX CONCURSO LITERARIO DEL MOLINO DE VIENTO «LA BELLA QUITERIA». CUADROS DE CERÁMICA DE ADRIÁN NAVARRO. MUNERA 2014

Cada primer sábado de julio, desde 1975, la localidad albacetense de Munera vive una jornada literaria en torno a la prosa y a la poesía, rematada con una peculiar merienda de “gachas y tajadas de mataero” como reza el programa de cada año. Se trata de la entrega de Premios del Concurso Literario del Molino de Vienta de “La Bella Quiteria”, que en este año de 2014 ha llegado a su edición XXXIX. Esta velada literario-gastronómica se sigue celebrando en recuerdo de Enrique García Solana, su fundador, y la mantiene su viuda, Amparo Gavidia Murcia, y los premios consisten en obras de cerámica del conquense Adrián Navarro Calero, quien desde hace 39 años realiza estas piezas de manera desinteresada.

 

Este sábado 5 de julio de 2014 aprieta el calor en la Mancha conquense y albaceteña, aunque en los amaneceres se nota el refrescor de un frío que aún no ha querido emigrar. La cita es a las siete de la tarde, y mientras en la televisión de un cercano restaurante, situado entre el Molino de la Bella Quiteria y la ermita de Nuestra Señora de la Fuente, algunos aficionados siguen las incidencias del partido de fútbol del Mundial, Argentina-Bélgica, que se decantó a favor del país del papa Francisco, las gentes de Munera y de su entorno, y de otras localidades de la región y de España, van llegando hasta la parcela en la que se encuentra situado el Molino, así como las casas de “Basilio el pobre” y “Camacho el rico”.

 

Tarde de sol y moscas en la que la palabra es protagonista. Huele a guiso de gachas, pues hacendosas mujeres dan vueltas con las largas paletas en las cuatro sartenes de trébedes en las que se guisan las gachas. Buscan las gentes las sombras y se van colocando en las sillas de anea y de madera que se han colocado en el amplio espacio arbolado. Nos acordamos del famoso villancico de nuestra “Marimorena” que reza: “a esta puerta hemos llegado, cuatrocientos en cuadrilla, si quieres que te cantemos saca cuatrocientas sillas”…

No sé si habrá 400 sillas, pero parece que las hay si contamos los bancos de piedra. Y es que más de 300 personas acuden a esta 39 edición de la entrega de premios literarios, entre ellas el alcalde de Munera, Pedro Pablo Sánchez, y la diputada provincial de Sanidad, Mujer e Igualdad, Maribel Serrano, que además es alcaldesa de Los Palacios.

Julia García-Solana Carrizo, nieta de los fundadores del premio.

Con buena megafonía comienza el acto, con los mudos testigos al fondo de Don Quijote y Sancho, en pétreas figuras blancas y la Bella Quiteria. El humo de las gachas es como una fragancia en el inicio literario al que da paso la nieta del matrimonio fundador, Julia García-Solana Carrizo, que cita en su presentación los capítulos 19 al 21, de las Bodas de Camacho, que se sitúan en este paraje de Munera.

 

Momento cumbre de las Bodas de Camacho. (Apunte de José Antonio Castellanos Mena)

Mientras Julia evoca pasajes cervantinos miramos el pergamino de cerámica que en su día hicieron Félix Ortiz Castrillo y su hijo, en el que se puede leer: “Este molino fue construido por iniciativa del matrimonio Enrique García Solana y Amparo Gavidia Murcia, inaugurado el 26 de julio de 1975, y bautizado con el nombre de La Bella Quiteria, para que fuera centro y marco de concursos literarios patrocinados por el matrimonio, y como testimonio perenne de homenaje y recuerdo hacia el Genio de las Letras Españolas, D. Miguel de Cervantes Saavedra, Príncipe de los Ingenios. Munera, 2 de julio de 1994”.

 

 LOS PREMIADOS DE 2014

Amparo Gavidia Murcia, en nombre de la familia García Gavidia hizo lectura del acta de los premios de este 39 concurso, que son como siguen:

 

PROSA:

Primer premio: Julia Flores Arenas, de Villarrobledo (Albacete) por su trabajo “La lluvia también”.

Segundo premio: Francisco Ruiz de la Cuesta, de Sevilla, por la redacción titulada “El banco de las adelfas en flor”.

Tercer premio: Rafael Castellanos Solana, de Argamasilla de Alba (Ciudad Real), por su obra “El sueño de una noche de primavera”.

 

VERSO:

Primer premio: Manuel Terrín Benavides, de Albacete, por su poema titulado “Testimonio manchego”.

Segundo premio: Cristóbal Javier López de la Manzanara Cano, de Getafe (Madrid), por su trabajo titulado “Curso”.

Tercer premio: Pilar Serrano de Menchén, de Argamasilla de Alba (Ciudad Real), por su obra titulada “Íntima arqueología”.

 

Foto de los premiados y organizadores.

Cada autor, con excepción de Francisco Ruiz, que no pudo asistir, leyeron sus trabajos en público. La poesía de Cristóbal Javier, por un problema de dicción de su autor, la recitó su esposa con gran sentimiento. Todos los autores expresaron en sus escritos la razón de su obra. Hablaron de solidaridad, de nobleza, de un mundo mejor, de las estaciones del año, y cómo no, de la Mancha y de Don Quijote, el gran libro de los libros.

Los ganadores  fueron recibiendo los premios de manos de su autor, Adrián Navarro, que pone alma, corazón y gran desprendimiento en su impagable labor. También se les entregó la típica navaja y un libro.

 

 

Manuel Cortijo, mantenedor 2014

 PALABRAS DEL MANTENEDOR, MANUEL CORTIJO

Manuel Cortijo Rodríguez, mantenedor de 2014, puso énfasis en la palabra para dar prestancia a los premios y al concurso en sí. Esta es la fiesta de la palabra, vino a decir, en un lugar tan cervantino como este, recuperado como santuario munerense. Nada menos que 101 trabajos se habían presentado de toda España, 43 en prosa y 48 verso, de ahí la ardua tarea del jurado. Destacó sobre todo la gran aportación de Enrique García Solana a la vida cultural de Munera, en donde le recuerda una plaza.

Habló también la diputada Maribel Serrano, quien tras felicitar a los ganadores, se refirió a este premio literario del cual la Diputación se había hecho eco publicando volúmenes con los trabajos premiados, y con la edición que se iba a presentar del libro “Relatos breves junto al Sogato” (junto a la lumbre) con recopilación de 23  historietas del gran escritor García Solana, cuyo recuerdo aún se hizo más presente en esta ocasión.

 

El alcalde, Pedro Pablo Sánchez, también se mostró orgulloso de esta tradición que tiene lugar en Munera cada primer sábado de julio, destacando que con motivo de los 40 años, el año que viene, habrá que celebrarlo como se merece.

 

José Antonio Castellanos entrega el cuadro a Amparo Davidia

El dibujante de Villarrobledo, José Antonio Castellanos, famoso por sus apuntes taurinos al natural, entregó a Amparo Gavidia un dibujo enmarcado de un paisaje de Munera desde el puente, en el que no falta el Molino de la Bella Quiteria.

Dibujo de Castellanos

 

 GACHAS CON PAN Y NAVAJA

Las palabras que se fue llevando el suave vientecillo que corría ya pasadas las ocho de la tarde, aunque quedaron en el recuerdo, dieron paso a la voz callada del “buen yantar”, y así entre la multitud aparecieron sartenes de gachas de toma pan y moja a punta de navaja, de color pimentón, con el aceite de oliva pidiendo otra “mojá”.

Gachas de toma pan y moja… con navaja

Mesas con barreños de cuerva (vino regalado de la bodega de la viuda e hijos de Raimundo Martínez Treviño), platos con pepinos de la huerta, guindillas y rebanadas de pan sentado en bolsas que antes fueron de harina.

Fresquita cuerva manchega

Todo ello acompañado de platos de tajadas fritas y choricillos que llevaban hacendosas mujeres de blanco mandil reluciente. Queso de Sotuélamos, cremoso y apetitoso, y rolletes de la panadería del Pilar munereña.

La Luna se posó en lo alto de un cielo estrellado cuando la tarde-noche declinaba. El sonido de los grillos se dejaba notar mientras los versos se hacían prosa y la prosa se hacía verso en el Molino de la Bella Quiteria. Acompañando a Adrián Navarro cogimos carretera y manta para volver a Cuenca, la ciudad de la que salen estos premios de manos de un ceramista y alfarero de fama internacional.

 

Manuel Terrin con el premio que le entrega Adrián Navarro.

 REENCUENTRO CON MANUEL TERRIN BENAVIDES

(Para quien esto escribe fue emotivo volver a Munera, nueve años después de su última visita, y encontrarse con un ganador nato y neto de premios como Manuel Terrín Benavides, premiado con el 1º Trofeo en poesía. Nada menos que 1.846 premios lleva ganados este escritor y poeta (capitán militar, por cierto), quien ya frisa los 80 años, y a quien conocí en 1997 en Albacete con ocasión de la entrega de los Premios Xandro´s, y ya había ganado entonces más de cien, y por tanto le hice una entrevista. Allí estaba, entre otros entonces, Benjamín Palencia, a quien también pude entrevistar en aquella inolvidable noche abrileña).

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.